La música en un fragmento literario

La música amansa a las fieras.

Moderador: Emilio6

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9742
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

En su interior, Erika siente interés por el señor Walter Klemmer, un muchacho guapo de cabello rubio que últimamente es el primero en llegar por la mañana y el último en partir por la tarde. Es un espécimen aplicado, Erika tiene que reconocerlo.
Cursa estudios técnicos, electricidad y sus aplicaciones. Últimamente asiste a todas, desde los primeros ejercicios picoteados tímidamente sobre el teclado hasta el último manotazo de la
Fantasía en fa menor, op. 49, de Chopin. Da la impresión de que le sobra mucho tiempo, lo cual es poco probable en un estudiante que cursa la última etapa de su carrera.
La pianista, de Elfriede Jelinek (traducción de Pablo Diener Ojeda)

Fantasía en fa menor, op. 49, de Frederic Chopin, interpretada por Valentina Lisitsa


Enlace
Ayer: Los esclavos olvidados de Tromelin. Sylvain Savoia
Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Maus. Art Spiegelman
Solo en Berlín. Hans Fallada
Hoy: Cumbres borrascosas. Emily Brontë
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9742
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

La tumba era grande, maciza, imponente de verdad: una especie de templo entre antiguo y horiental, como los que se veían en las escenografías de Aida o de Nabucco, en boga en nuestros teatros de ópera hasta hace pocos años. En cualquier otro cementerio, incluso en el antiguo camposanto municipal, un sepulcro de tales pretensiones no habría sorprendido en absoluto; al contrario, confundido entre tantos otros, tal vez habría pasado inadvertido. Pero en el nuestro era el único. Y así, si bien se alzaba bastante lejos de la verja de entrada, al final de un campo abandonado en el que desde hacía más de medio siglo ya no se enterraba a nadie, destacaba, saltaba a la vista al instante.
El jardín de los Finzi-Contini, de Giorgio Bassani (traducción de Carlos Manzano)

Ayer: Los esclavos olvidados de Tromelin. Sylvain Savoia
Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Maus. Art Spiegelman
Solo en Berlín. Hans Fallada
Hoy: Cumbres borrascosas. Emily Brontë
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9742
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

Sonny dejó que su mano se despidiese del seno y fuese bajando hasta encontrarse con la mata de pelo que lo esperaba. Entonces ella cantó: "I loves you, Porgy. Don't let him take me. Don't let him handle me and drive me mad." Lo hacía en voz tan baja que era casi un susurro. Casi. Cuando los dedos de Sonny llegaron a la humedad que lo esperaba, ella había vuelto al estribillo. Cuando esa noche se marchase para hacer la ronda de clubs de jazz, no la dejarían cantar. En cambio, Sonny siempre se lo permitía.
Volver a casa, de Yaa Gyasi (traducción del inglés de Maia Figueroa)

I loves you, Porgy - Nina Simone


Enlace
Ayer: Los esclavos olvidados de Tromelin. Sylvain Savoia
Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Maus. Art Spiegelman
Solo en Berlín. Hans Fallada
Hoy: Cumbres borrascosas. Emily Brontë
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9742
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

Fernández-Luna se detuvo frente a la puerta principal del Teatro Apolo. Dos jóvenes engalanadas con atuendos de hechura airosa y vastos pliegues verticales se bajaban en aquel momento de un carruaje de caballos de alquiler. Iban acompañadas de un hombre de mediana edad. Por su elegante forma de vestir debía de tratarse de un acaudalado empresario, uno de los tantos burgueses que proliferaban como hongos por Barcelona y que tan aficionados eran a los espectáculos, la cultura, los viajes y el arte. Dejándose llevar por la presunción que origina el éxito y el poder, suertes que le permitían disfrutar de un privilegio vetado para las personas de clase inferior, el caballero rodeó a ambas mujeres por la cintura y las condujo hasta el interior del local, donde habrían de pasar una divertida velada asistiendo al estreno de la zarzuela El asombro de Damasco.
El caso del mago ruso, de José M.ª Fernández-Luna

El asombro de Damasco, de Pablo Luna, en la representación de la Agrupación Lírica CEE de Elda


Enlace
Ayer: Los esclavos olvidados de Tromelin. Sylvain Savoia
Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Maus. Art Spiegelman
Solo en Berlín. Hans Fallada
Hoy: Cumbres borrascosas. Emily Brontë
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9742
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

María salió al escenario. El espléndido cuerpo de la cubana, apenas cubierto por una exigua pollera de color rojo y una camisa blanca de tul transparente, que dejaba entrever sus voluminosos pechos y sus erectos pezones, cimbreaba de forma provocativa y sensual mientras iba de un lado a otro del tablado moviendo su cintura al compás de la música. El carmín de los labios iluminaba todo el rostro, resaltando el color de su piel canela y sus enormes ojos negros. Los espectadores, enardecidos, jaleaban su presencia con vítores y aplausos.
Procurando no mostrar inquietud en público, la espectacular vedette forzó una amplia sonrisa. Con voz serena, comenzó a cantar un bolero del maestro Pepe Sánchez, titulado «Tristezas»:
Tristezas me dan tus quejas, mujer,
profundo dolor que dudes de mí,
no hay prueba de amor que deje entrever
cuánto sufro y padezco por ti.
La suerte es adversa conmigo,
no deja ensanchar mi pasión.
Un beso me diste un día,
lo guardo en mi corazón...
El caso del mago ruso, de José M.ª Fernández-Luna

Tristezas, compuesto por el cubano Pepe Sánchez en 1883, está considerado como el primer bolero de la historia de la música


Enlace
Ayer: Los esclavos olvidados de Tromelin. Sylvain Savoia
Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Maus. Art Spiegelman
Solo en Berlín. Hans Fallada
Hoy: Cumbres borrascosas. Emily Brontë
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9742
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

La clase de música alcanzó su clímax. "The Blue Bells of Scotland": la Klavier Stück para solista que las manitas de Mary, como estrellas de mar, extendidas y rígidas, extraían con esfuerzo del piano del aula, iba por su tercer compás.
Un guiso de lentejas, de Mary Cholmondeley (traducción de Ricardo García Pérez)

Edward Tarte interpreta esta canción tradicional del folclore escocés


Enlace
Ayer: Los esclavos olvidados de Tromelin. Sylvain Savoia
Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Maus. Art Spiegelman
Solo en Berlín. Hans Fallada
Hoy: Cumbres borrascosas. Emily Brontë
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9742
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

— ¡Deja de silbar siempre la misma melodía, Enno! Llevas seis u ocho horas silbando: «Las niñas pequeñas tienen que irse a dormir...».
Él esbozó una tímida sonrisa.
— ¿Te molestan mis silbidos? Bueno, puedo cambiar de tema. ¿Quieres que te silbe la canción de Horst Wessel? Y comenzó: «¡La bandera en alto! Prietas las filas...».
Ella regresó a la tienda sin decir palabra. Esta vez, además de irritarla, la había ofendido gravemente.

Solo en Berlín, de Hans Fallada (traducción de Rosa Pilar Blanco)


Horst Wessel lied (Canción de Horst Wessel), también conocido por Die Fahne Hoch! (La bandera en alto), fue el himno del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán entre 1930 y 1945.
Ayer: Los esclavos olvidados de Tromelin. Sylvain Savoia
Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Maus. Art Spiegelman
Solo en Berlín. Hans Fallada
Hoy: Cumbres borrascosas. Emily Brontë
Responder