La música en un fragmento literario

La música amansa a las fieras.

Moderador: Emilio6

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

En su interior, Erika siente interés por el señor Walter Klemmer, un muchacho guapo de cabello rubio que últimamente es el primero en llegar por la mañana y el último en partir por la tarde. Es un espécimen aplicado, Erika tiene que reconocerlo.
Cursa estudios técnicos, electricidad y sus aplicaciones. Últimamente asiste a todas, desde los primeros ejercicios picoteados tímidamente sobre el teclado hasta el último manotazo de la
Fantasía en fa menor, op. 49, de Chopin. Da la impresión de que le sobra mucho tiempo, lo cual es poco probable en un estudiante que cursa la última etapa de su carrera.
La pianista, de Elfriede Jelinek (traducción de Pablo Diener Ojeda)

Fantasía en fa menor, op. 49, de Frederic Chopin, interpretada por Valentina Lisitsa


Enlace
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

La tumba era grande, maciza, imponente de verdad: una especie de templo entre antiguo y horiental, como los que se veían en las escenografías de Aida o de Nabucco, en boga en nuestros teatros de ópera hasta hace pocos años. En cualquier otro cementerio, incluso en el antiguo camposanto municipal, un sepulcro de tales pretensiones no habría sorprendido en absoluto; al contrario, confundido entre tantos otros, tal vez habría pasado inadvertido. Pero en el nuestro era el único. Y así, si bien se alzaba bastante lejos de la verja de entrada, al final de un campo abandonado en el que desde hacía más de medio siglo ya no se enterraba a nadie, destacaba, saltaba a la vista al instante.
El jardín de los Finzi-Contini, de Giorgio Bassani (traducción de Carlos Manzano)

Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

Sonny dejó que su mano se despidiese del seno y fuese bajando hasta encontrarse con la mata de pelo que lo esperaba. Entonces ella cantó: "I loves you, Porgy. Don't let him take me. Don't let him handle me and drive me mad." Lo hacía en voz tan baja que era casi un susurro. Casi. Cuando los dedos de Sonny llegaron a la humedad que lo esperaba, ella había vuelto al estribillo. Cuando esa noche se marchase para hacer la ronda de clubs de jazz, no la dejarían cantar. En cambio, Sonny siempre se lo permitía.
Volver a casa, de Yaa Gyasi (traducción del inglés de Maia Figueroa)

I loves you, Porgy - Nina Simone


Enlace
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

Fernández-Luna se detuvo frente a la puerta principal del Teatro Apolo. Dos jóvenes engalanadas con atuendos de hechura airosa y vastos pliegues verticales se bajaban en aquel momento de un carruaje de caballos de alquiler. Iban acompañadas de un hombre de mediana edad. Por su elegante forma de vestir debía de tratarse de un acaudalado empresario, uno de los tantos burgueses que proliferaban como hongos por Barcelona y que tan aficionados eran a los espectáculos, la cultura, los viajes y el arte. Dejándose llevar por la presunción que origina el éxito y el poder, suertes que le permitían disfrutar de un privilegio vetado para las personas de clase inferior, el caballero rodeó a ambas mujeres por la cintura y las condujo hasta el interior del local, donde habrían de pasar una divertida velada asistiendo al estreno de la zarzuela El asombro de Damasco.
El caso del mago ruso, de José M.ª Fernández-Luna

El asombro de Damasco, de Pablo Luna, en la representación de la Agrupación Lírica CEE de Elda


Enlace
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

María salió al escenario. El espléndido cuerpo de la cubana, apenas cubierto por una exigua pollera de color rojo y una camisa blanca de tul transparente, que dejaba entrever sus voluminosos pechos y sus erectos pezones, cimbreaba de forma provocativa y sensual mientras iba de un lado a otro del tablado moviendo su cintura al compás de la música. El carmín de los labios iluminaba todo el rostro, resaltando el color de su piel canela y sus enormes ojos negros. Los espectadores, enardecidos, jaleaban su presencia con vítores y aplausos.
Procurando no mostrar inquietud en público, la espectacular vedette forzó una amplia sonrisa. Con voz serena, comenzó a cantar un bolero del maestro Pepe Sánchez, titulado «Tristezas»:
Tristezas me dan tus quejas, mujer,
profundo dolor que dudes de mí,
no hay prueba de amor que deje entrever
cuánto sufro y padezco por ti.
La suerte es adversa conmigo,
no deja ensanchar mi pasión.
Un beso me diste un día,
lo guardo en mi corazón...
El caso del mago ruso, de José M.ª Fernández-Luna

Tristezas, compuesto por el cubano Pepe Sánchez en 1883, está considerado como el primer bolero de la historia de la música


Enlace
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

La clase de música alcanzó su clímax. "The Blue Bells of Scotland": la Klavier Stück para solista que las manitas de Mary, como estrellas de mar, extendidas y rígidas, extraían con esfuerzo del piano del aula, iba por su tercer compás.
Un guiso de lentejas, de Mary Cholmondeley (traducción de Ricardo García Pérez)

Edward Tarte interpreta esta canción tradicional del folclore escocés


Enlace
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

— ¡Deja de silbar siempre la misma melodía, Enno! Llevas seis u ocho horas silbando: «Las niñas pequeñas tienen que irse a dormir...».
Él esbozó una tímida sonrisa.
— ¿Te molestan mis silbidos? Bueno, puedo cambiar de tema. ¿Quieres que te silbe la canción de Horst Wessel? Y comenzó: «¡La bandera en alto! Prietas las filas...».
Ella regresó a la tienda sin decir palabra. Esta vez, además de irritarla, la había ofendido gravemente.

Solo en Berlín, de Hans Fallada (traducción de Rosa Pilar Blanco)


Horst Wessel lied (Canción de Horst Wessel), también conocido por Die Fahne Hoch! (La bandera en alto), fue el himno del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán entre 1930 y 1945.
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

Enseguida se olvidó de él, sin embargo, porque en la gramola del rincón más lejano empezó a sonar Swing It, Sister. Se puso a tararearla casi sin darse cuenta ni comprender muy bien el porqué: todo lo que sabía era que en ese lugar inmenso por fin se sentía libre.
La calle, de Ann Petry (traducción de Íñigo F. Lomana)


Enlace

When you hear a crazy beat
Get up and get on your feet
Swing it sister
Give it everything you got

When you've got a tune to ride
Just throw everything aside
Swing it sister
Make it sweet and make it hard

Just let that rhythm
Get into your soul
If you've got rhythm
Get happy and lose control!
While your feeling might high
Just let out and height high
Swing it sister
Give it everything you've got!

Wow, wow, wow, woow, wow, wow, wow, wow
Woow
Uuh, uuh, uuh
Wow, wow, wow, wooow
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

— Igual por eso cantas tan bien —dijo él—. Eres capaz de sentir las cosas con más intensidad que los demás —y después añadió—: ¿Qué canciones sabes?
— Pues las que están de moda: Night and Day, Darlin', Hurry Up, Sammy y Let's Go Home.
— ¿Te costó aprenderlas?
— No, qué va. Se me pegaron de tanto escucharlas por la radio.

La calle, de Ann Petry (traducción de Íñigo F. Lomana)


Enlace

Like the beat, beat, beat of the tom-tom
When the jungle shadows fall
Like the tick, tick, tock of the stately clock
As it stands against the wall

Like the drip, drip, drip of the raindrops
When the summer shower is through
So a voice within me keeps repeating you, you, you

Night and day, you are the one
Only you beneath the moon or under the sun
Whether near to me or far
It's no matter, darling, where you are
I think of you

Night and day, day and night, why is it so
That this longing for you follows wherever I go?
In the roaring traffic's boom
In the silence of my lonely room

I think of you
Night and day, night and day
Under the hide of me
There's an, oh, such a hungry yearning burning inside of me

And its torment won't be through
'Till you let me spend my life making love to you
Day and night, night and day

Night and day
Under the hide of me
There's an, oh, such a hungry yearning burning inside of me
And its torment won't be through
'Till you let me spend my life making love to you
Day and night, night and day
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

La señora Lumpén, con el pelo translúcido recogido en un moño lleno de prendedores, les llevó a la habitación de Martín una bandeja con dos jícaras de chocolate caliente acompañadas por unos bizcochos. Desde allí escuchaban los silbidos del loro. Martín, al llegar a casa, se había puesto un elegante pijama y una bata con un escudo que le hacía parecerse a su padre. Cosme escupió las últimas pipas que le quedaban en la boca y cogió uno de los pocillos humeantes. Escuchaban «Norwegian Wood». Sólo eso. Martín no era una persona de preguntas, porque la confianza que había entre ellos estaba exenta de cuestiones; era sólida y sin fisuras. Simplemente se decían lo que querían decirse y el resto ni siquiera dejaba espacio a la intuición, porque entonces el silencio se haría espeso. Vivían juntos, y vivían respetándose y vivían como un liquen. Eran la mano izquierda y la mano derecha. Martín era la sonrisa de mi tío y mi tío era el cerebro de Martín. En aquella simbiosis tenían el derecho tácito de moverse por separado sin dar explicaciones, de la misma forma en la que se reparten las distintas funciones lo órganos de un cuerpo.
(...)
Mi tío descubrió, comprendió o supuso que aquellos se peleaban por el tercer motivo que siempre impulsa una pelea. Buscó a Guillermo con la mirada. Pero Guillermo no estaba. Gabriela sola y por primera vez parecía asustada, o ida o a punto de caerse. De caerse entre aquellos dos hombres de brazos peludos que se cogían por el cuello para ganarse el derecho a tocarle las nalgas. Ulises le gritaba algo sobre las batallas, pero mi tío ya se había levantado, y apartaba a la gente, e incomprensiblemente pensaba en que él sabía silbar «Norwegian Wood», y en los almanaques, y en el banco en que la espiaba en el conservatorio, y en las estanterías llenas de diccionarios, y todo esto le iba golpeando el pecho, y corría hacia Gabriela, y llegaba hasta ella, y le cogía la muñeca y la arrancaba de allí como Martín le había arrancado a él de otra pelea días atrás, el puño de Cosme apretado alrededor del diminuto reloj de Gabriela, y tirando del reloj abrió la puerta del bar y siguió llevándosela consigo en la calle. Los dos corriendo. Corriendo por la nieve.
El Gran Juego, de Leticia Sánchez Ruiz


Enlace

I once had a girl
Or should I say she once had me
She showed me her room
Isn't it good Norwegian wood?

She asked me to stay
And she told me to sit anywhere
So I looked around
And I noticed there wasn't a chair

I sat on a rug biding my time
Drinking her wine
We talked until two and then she said
"It's time for bed"

She told me she worked
In the morning and started to laugh
I told her I didn't
And crawled off to sleep in the bath

And when I awoke I was alone
This bird had flown
So I lit a fire
Isn't it good Norwegian wood?
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

Mi tío, en su cuarto, había leído en alto la pista que les había llegado por correo. Los invisibles. Simplemente eso.
— Los mapas —dijo Cosme.
En la habitación sonaba «Ticket to ride».
— No —contestó mi madre.
Ella sabía perfectamente dónde tenían que ir.

El Gran Juego, de Leticia Sánchez Ruiz


Enlace

I think I'm gonna be sad
I think it's today, yeah
The girl that's driving me mad
Is going away

She's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
But she don't care

She said that living with me
Is bringing her down yeah
For she would never be free
When I was around

She's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
But she don't care

I don't know why she's ridin' so high
She ought to think twice
She ought to do right by me
Before she gets to saying goodbye
She ought to think twice,
She ought to do right by me
I think I'm gonna be sad
I think it's today yeah
The girl that's driving me mad
Is going away, yeah

She's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
But she don't care

I don't know why she's ridin' so high
She ought to think twice
She ought to do right by me
Before she gets to saying goodbye
She ought to think twice
She ought to do right by me
She said that living with me
Is bringing her down, yeah
For she would never be free
When I was around

Ah, she's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
She's got a ticket to ride
But she don't care

My baby don't care, my baby don't care
My baby don't care, my baby don't care
My baby don't care, my baby don't care
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

(...) Comió pescado, frente al mar, en un restaurante de la primera isla, llamada Taipa, volvió a marchar hacia las dos y siguió la carretera ocre hasta que allá abajo divisó una playa de arena negra, a la que se llegaba por un camino escarpado. Algunos coches aparcados, unas motos japonesas indicaban que no estaría solo, pero eso no le molestaba. Había gente, en efecto, sobre todo jóvenes chinos que jugaban al balonmano lanzando gritos de gozo. Los pájaros también chillaban. Hacía calor. Antes de bañarse pidió una soda, fumó un cigarrillo en un chiringuito cuyo techo de paja estaba ceñido por altavoces que difundían canciones de variedades norteamericanas, entre las cuales reconoció Woman in Love, de Barbra Streisand. A continuación se quitó la ropa, hizo una bola con ella, dejó sus sandalias sobre el montoncito y entró sin prisas en el agua tibia, casi opaca. Nadó unos minutos, se hacía pie hasta muy lejos, después volvió a la orilla y, sin haberse levantado, se quedó tendido de espaldas, en la movediza frontera entre la arena húmeda y las olitas que rodaban contra su costado. La marea bajaba, siguió su movimiento retrocediendo sobre los codos, de cara a la playa. La reverberación le quemaba los párpados, que entreabría de vez en cuando para comprobar que su ropa no había desaparecido. (...)
El bigote, de Emmanuel Carrère (traducción de Esther Benítez)


Enlace

Life is a moment in space
When the dream is gone
It's a lonelier place
I kiss the morning goodbye
But down inside you know
We never know why
The road is narrow and long
When eyes meet eyes
And the feeling is strong
I turn away from the wall
I stumble and fall
But I give you it all

I am a woman in love
And I do anything
To get you into my world
And hold you within
It's a right I defend
Over and over again
What do I do?

With you eternally mine
In love there is
No measure of time
We planned it all at the start
That you and I
Live in each other's hearts
We may be oceans away
You feel my love
I hear what you say
No truth is ever a lie
I stumble and fall
But I give you it all

I am a woman in love
And I do anything
To get you into my world
And hold you within
It's a right I defend
Over and over again
What do I do?

I am a woman in love
And I'm talking to you
You know, I know, how it feels?
What a woman can do
It's a right
I defend over and over again
I am a woman in love
And I do anything
To get you into my world
And hold you within
It's a right I defend
Over and over again
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

No oía más que el chisporroteo del carbón ardiendo en el hogar. Pero entonces, de repente, oí cantar a alguien. Voces claras en el jardín.

Hark the herald angels sing
Glory to the newborn King.

¿Estaba próxima la Navidad?
En los últimos años, distintos coros de la región habían empezado a cantar de puerta en puerta en los días de Adviento, no para pedir dinero o regalos, sino, en consonancia con el espíritu navideño, únicamente para alegrar al prójimo. En otras épocas me parecía hermoso, y esas breves actuaciones eran capaces de encender y hacer arder una luz dentro de mí que no pensaba que siguiera existiendo. Me daba la sensación de que todo eso era algo muy lejano en el tiempo.
Las voces claras manaban hacía mí como agua de nieve derretida.


Peace on Earth and mercy child
God and sinners reconciled.

(...) Di otro paso hacia la ventana, pensando que vería a más gente en el jardín, y público para el coro, Thilda, o tal vez algún vecino, pero el jardín estaba vacío. Mis hijas no estaban cantando para alguien ajeno. Estaban cantando para mí.

Light and life to all He brings
Risen with healings in His wings.

Las miradas de todas estaban fijas en mi ventana, pero ellas aún no me habían descubierto. Yo estaba en la sombra, y el sol brillaba en el cristal de la ventana, ellas verían solo el reflejo del cielo y de los árboles.

Born to raise the sons of Earth,
Born to give them second birth.

Me acerqué un paso más.
Historia de las abejas, de Maja Lunde (traducción del noruego de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo)

Hark the herald angels sing - The Spirituals Choir


Enlace

Hark the herald angels sing
“Glory to the newborn King!”
Peace on earth and mercy mild
God and sinners reconciled

Joyful, all ye nations rise
Join the triumph of the skies
With the angelic host proclaim:
"Christ is born in Bethlehem"
Hark! The herald angels sing
"Glory to the newborn King!"

Hark the herald angels sing out loud!
Hark the herald angels sing (x2)

Christ by highest heaven adored
Christ the everlasting Lord!
Late in time behold Him come
Offspring of the Favoured one

Veiled in flesh the Godhead see
Hail the incarnate Deity
Pleased as man with man to dwell Jesus, our Emmanuel

Oh Hark! The herald angels sing
"Glory to the newborn King!"

Hark the herald angels sing out loud! Hark the herald angels sing (x4)
La la la la la la la la la la la la

Hail the heaven-born Prince of Peace!
Hail the Son of Righteousness!
Light and life to all He brings
Risen with healing in His wings

Mild He lays His glory by
Born that man no more may die
Born to raise the sons of earth
Born to give them second birth
Oh Oh Hark! The herald angels sing
"Glory to the newborn King!"
The new born King

Hark the herald angels sing out loud!
Hark the herald angels sing
La la la la la la la la la la la la
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Avatar de Usuario
imation
Vivo aquí
Mensajes: 17065
Registrado: 30 Nov 2010 09:57
Ubicación: Pamplona

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por imation »

Now is the hour - Vera Lynn


Enlace


Melodioso supongo que es el adjetivo que mejor describe ese sonido. También triste, pero era una tristeza con un puntito agradable. Como te sientes cuando has llorado mucho, o a veces después de correrte. Una clase de tristeza como la que te produce la canción Now Is the Hour. Y allí también había un secreto. El viento a través de las ramas del cedro te hacia creer que lo había. Un gran secreto, un secreto enorme sobre el misterio de la vida que nunca descubrirás. "

Ahora es el momento, Tom Spanbauer
Leyendo: Ensayos, George Orwell.


"Se dispersa y se reúne, viene y va", Heráclito.
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10067
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: La música en un fragmento literario

Mensaje por Gretogarbo »

Él se fue acercando al parque, a una cuadra se oía la música, él entró a un bar y pidió una copa del carajo más fuerte que tuvieran, para que no le temblaran más las manos. Si alguien pedía el disco de las «Hojas», él sabía que ella estaba ahí, en el parque. Un tipo anunciaba el disco por el altoparlante y decía quién lo pedía pero la inicial nada más, y dedicada a fulano, pero no decían ni la inicial, decían para el muchacho de la camisa amarilla. Pero él estaba con camisa negra. No importa, el trago le calentó los cojones y salió a la puerta del bar, para escuchar la música mejor, no se oía nada, estaban cambiando el disco o se había descompuesto el altoparlante. No, estaban cambiando el disco, «las hojas caen… el invierno ya llegó… pero dónde anda, dónde anda mi amor… que se fue sin darme un beso, sin siquiera saludar…».(...)
Sangre de amor correspondido, de Manuel Puig


Enlace

As folhas caem, o inverno já chegou
E onde anda, onde anda o meu amor
Que foi embora, sem ao menos me beijar
Como as folhas
Que se perdem pelo ar
Mas ainda nela eu penso com muito carinho
As folhas vão caindo e eu choro baixinho
Mas tenho a esperança que ela vai voltar
As folhas quando caem
Nascem outras no lugar, nascem outras no lugar
Mas ainda nela eu penso com muito carinho
As folhas vão caindo e eu choro baixinho
Mas tenho a esperança que ela vai voltar
As folhas quando caem
Nascem outras no lugar, nascem outras no lugar
Ayer: Sangre de amor correspondido. M. Puig
Los últimos días de Stefan Zweig. L. Seksik y G. Sorel
Hoy: Nuestras riquezas. K. Adimi
La tierra. El cielo. Los cuervos. T. Radice y S. Turconi
Responder