El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 15 Abr 2019 22:29

Estrella de mar escribió:
15 Abr 2019 16:44
Si es DVD original seguro que tiene subtítulos. Qué preciosa es la portada.
Subtítulos en perfecto alemán :batman:. Soy un desastre en esto de las películas compradas en internet. No es la primera vez que me pasa. Bueno, la veré en silencio y así no me distraigo :cunao:.

PD: :hola: Cata, he acudido una año más a ver la salida de la cofradía de mi Juanita la Loca. Mañana te cuento.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 16 Abr 2019 09:29



Tarde de Lunes Santo, tarde de recordarlo a él, o a ella, cuando la vi caminando con pasos cortos y vacilantes, y la seguí por la Calle Soledad Antigua hasta su barrio, el Barrio de la Viña.

Él, o ella ―pues es difícil saber cuál es el género adecuado en estos casos―, caminaba con pasos cortos y vacilantes, arrastrando la mano izquierda por los zócalos de las casas. De vez en cuando se detenía y se miraba la palma de la mano con tristeza. Se la estaba desollando por culpa de la piedra ostionera. ¡Sus pequeñas y delicadas manos! ¡El único rasgo auténticamente femenino de todo su cuerpo…!
[…]
Como siempre, estaba solitaria y mal alumbrada. Un día más, la sarasa miró hacia arriba en busca de los azulejos con el nombre de la calle. «Soledad Antigua», leyó mientras la vista se le empañaba. Y con esos pasitos suyos de dolorosa ya de recogida, avanzó por la calle Soledad Antigua cargando con su ¡tan antigua soledad!: esa que le había acompañado desde siempre por haber nacido con un cuerpo equivocado, en el que sólo sus pequeñas y delicadas manos estaban acordes con su interior.
[…]
Desde la cama escuchaba la gotera. Hacía un buen rato que el sonido metálico de la jofaina casi vacía había dado paso al repiqueteo sordo de las diminutas gotas de agua salpicando al suelo. Había llegado el momento de vaciarla. Llevaba un mes encamada y, salvo las breves visitas de su vecina Manuela, la gotera había sido su única compañía. Era su bebé, su niño pequeño, al que de vez en cuando debía cambiarle los pañales…
[…]
Su padre había sido un borracho y por eso el de arriba tuvo que cambiar de planes a última hora. Se lo había contado su madre el día en que volvió llorando de la escuela. Los niños se burlaban de él y le llamaban «marica». Y él, o ella ―pues ya había empezado a sentirse confusa―, ya no quería tener aquella cosa colgando entre las piernas, ni quería tener el cuerpo lleno de pelos. Quería que su piel fuese tan delicada y tan suave como la de sus manos.
[…]
… era un disparate que en aquella casa naciese una hembrita. Cuando creciera y su padre volviese borracho, no la iba a saber respetar como es debido. Mejor darle a aquel hombre un varoncito. Lo malo fue que el de arriba había tenido un día muy ajetreado y a esas horas andaba ya tan lento de reflejos que, cuando chasqueó los dedos para que se produjese el cambio, ella ya había sacado las manos.
Todo eso le contó su madre mientras le secaba las lágrimas y le acariciaba el pelo. Ella había sido muy testaruda desde el primer momento, incluso cuando era tan pequeña como la cabeza de un alfiler, y no hubo forma de cambiarle ya los sentimientos. Había nacido, pues, con aquel cuerpo equivocado...
[…]
En la calle ya se oía el murmullo de la gente. Hora de ponerse a desgranar las clavellinas. Aunque a Nuestra Señora le gustaban más los pétalos de rosas ―también a ella―, la paguita no alcanzaba para tanto. De niña, el Lunes Santo por al mañana, acompañaba a su madre a la Plaza de las Flores en busca de las rosas para Nuestra Señora. Por supuesto, ella metía la nariz a todas las rosas ―le encantaba hacerlo―, pero todos los años eran las rojo terciopelo las que mejor olían.
[…]
Ya estaban sonando las campanas de la Iglesia de la Palma. Señal de que iban a abrir la puerta. Cinco minutos más y se levantaría. El señor Enrique no le tuvo nunca en cuenta el que avisase a su hija cuando se dormía y terminaron siendo buenos amigos. Mientras almorzaba, le contaba historias de cuando estuvo de soldado en Alhucema. Al señor Enrique nunca le importó que fuese ella ni le llamó jamás marica. Le habría gustado que fuese su padre porque todos los días le decía que tenía una madre muy guapa. Ahora ya estaban muertos todos y ella más sola que la una…
[…]
¡Qué recuerdos tan buenos de cuando ella estuvo allí con su madre! Pero no quería ponerse triste ahora que iba a pasar la Señora. ¡Uy, lo que le faltaba!, otra vez la opresión en el pecho y aquel caslear como si fuese un perro. ¡Qué barbaridad! ¡Hasta los recuerdos la fatigaban ya...! El día que estuvo en Bolonia, jugó a subirse a la duna y a deslizarse luego por ella cabeza abajo como si estuviera nadando en un mar de arena. Correteó entre los pinos. Recogió flores blancas para su madre. Persiguió a los escarabajos. Se relamió la sal de los labios. Y acostado bocarriba, había visto pasar las nubes...

Un día maravilloso. Su madre, que casi nunca reía, daba carcajada cada vez que él hacia el payaso. Lo único malo fue que, en cuanto apareció su padre, se acabó la alegría. Pero esta vez estaban las dos solas y su madre no paraba de reír. Es más, la que se deslizaba duna abajo hacia los brazos de su madre era una niña preciosa que llevaba sus pequeñas y delicadas manos en alto. ¡Eran cómo de porcelana…!

¿Estaría ya muerta y viendo la resurrección de la carne? Sacó las manos de debajo de las sábanas y las contempló con asombro. Eran suaves como la seda, blancas como el caolín, y delicadas como la porcelana... ¡El Padre Celestial había escuchado su ruego! Exhaló, entonces, de golpe el poco aliento que le quedaba y, distraída con la belleza de las últimas imágenes, se le olvidó aspirar de nuevo el aire.


Ayer, Cata, hubo de nuevo lluvia de pétalos de clavellinas, que la economía del barrio no está para rosas. Pétalos de clavellinas blancas y rojas, como los que desgranó ella en su última mañana con vida.


petalos de clavellinas.jpeg


Sí, me acordé de esa persona anónima que no sé si alguien más sigue recordando en ese barrio tan castizo de Cádiz.

Pero cuando la banda comenzó a tocar y el palio de la dolorosa a cimbrearse, me acordé también de las Semanas Santas en mi pueblo, en el balcón de la casa que ya no existe, de esos días azules y luminosos que tampoco existen, en los que que con los abuelos, tíos, primos y mis padres, los asilvestrados, vestiditos de nuevo, contemplaban ese mundo extraño y atractivo que era para ellos la Semana Santa. Días de lucir el trajecito nuevo, con esos estampados que meses atrás habían visto en un catálogo de tela que les mostraba el abuelo. A las dos pequeñas siempre nos lo mostraba a la vez. Era como un librito lleno de muestras de telas de estampados tan bonitos y tan alegres que se nos hacía difícil la elección. Yo solía ser más decidida y elegía la primera. Lo malo era que entonces la pequeña, mi hermana la hacendosa, señalaba con su dedo índice la misma tela. Me daba coraje, hubiera preferido que cada una fuera vestida distinta, pero me callaba porque el abuelo nos estaba haciendo un regalo y lo suyo era darle las gracias.

De todo eso me acordé ayer, Cata, mientras sonaban las marchas procesionales... De que era en el balcón de la casa del pueblo, donde unos meses después, las dos asilvestradas menores dejaban de serlo y, vestiditas iguales, contemplaban como niñas bien domesticadas los pasos de Semana Santa. Y también me acordé de los que entonces nos hacían la vida tan fácil, de los que creaban una burbuja para que correteáramos dentro de ella con libertad. De esos que, como él, o ella, tampoco ya están. Y porque me acordé de todos ellos, llevar gafas de sol me fue de gran utilidad.

Y en el camino de regreso a casa, para que no me olvide de que sigue habiendo días luminosos y azules, brisa fresca y el mar de un azul-verdoso reconfortante.

Desde el campo del Sur.jpeg
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6348
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 16 Abr 2019 09:51

jilguero escribió:
16 Abr 2019 09:29
... me acordé también de las Semanas Santas en mi pueblo, en el balcón de la casa que ya no existe, de esos días azules y luminosos que tampoco existen, en los que que con los abuelos, tíos, primos y mis padres, los asilvestrados, vestiditos de nuevo, contemplaban ese mundo extraño y atractivo que era para ellos la Semana Santa. (...) Y porque me acordé de todos ellos, llevar gafas de sol me fue de gran utilidad.
Maravilloso mensaje, jilguero. Aunque en estas situaciones las gafas de sol me parecen un aditamento totalmente innecesario.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4381
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Estrella de mar » 16 Abr 2019 14:47

Gracias a que tú nos lo/la diste a conocer, yo sí que me acuerdo de él/ella. :D

Preciosa la foto de las clavellinas.

jilguero escribió:
15 Abr 2019 22:29
Subtítulos en perfecto alemán :batman:. Soy un desastre en esto de las películas compradas en internet. No es la primera vez que me pasa. Bueno, la veré en silencio y así no me distraigo :cunao:.
Para otra vez compra solo el que veas que tiene portada en español. En amazon está:
https://www.amazon.es/s?k=dvd+loving+vi ... _ss_i_1_10
La mente crea el abismo, el corazón lo cruza. Nisargadatta
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 16 Abr 2019 17:39

Gretogarbo escribió:
16 Abr 2019 12:40

Aquel representa la elegancia... (Hawley )

... y este el desaliño. (Hinson)

Pero los dos son geniales y yo me he quedado con ambos aunque te los presto, juntos o por separado, cuando gustes.
Me lo traigo aquí para no romper el ritmo de ese hilo.

Muchas gracias, Greto, por descubrírmelos. Ahora lo que necesito es hacerle hueco a la música. Cuando he tenido rachas de mucho procesar muestras y cultivar cangrejas, me podía permitir escuchar música pero suelo tirar de radio clásica pues no tengo organizado el sistema de escucha ambulante. La lectura con el lector la he optimizado, pero las música nada de nada organizado la tengo.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 16 Abr 2019 17:41

Estrella de mar escribió:
16 Abr 2019 14:47
Para otra vez compra solo el que veas que tiene portada en español. En amazon está:
https://www.amazon.es/s?k=dvd+loving+vi ... _ss_i_1_10
Pues justo ahí me lo he comprado. No vi el del título en español, pero di por hecho que vendría en inglés y con varias opciones de subtítulos, incluido el castellano. Tomo nota para la próxima vez.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 16 Abr 2019 20:47



Tenemos un poco abandonada, Cata, la advocación de las Artes y al leer esto en HA he decidido traérmelo para acá. No sé si lo supe, pero desde luego ya lo había olvidado.

Resulta, Cata, que Godoy (valido de Carlos IV) tenía mucha afición al arte erótico y tenía en su casa un habitáculo privado en el que guardaba pinturas, esculturas y demás artefactos para ponerse entonado. Primero le encargó a Goya La maja desnuda.

Maja desnuda.jpg


Y como debió quedar contento del resultado (no es para menos), le encargó una versión vestidita para poderla situar delante y, mediante un mecanismo de poleas y cuerdas, descubrirla cuando le apeteciera hacerlo. Según dice el autor del comentario, a los aficionados al erotismo les encantan este tipo de juegos: ahora te visto, ahora te desnudo... :faga1: .

Maja vestida.jpg


Nunca antes me había fijado, pero sobre todo en La maja desnuda tengo la sensación de que la cabeza no le quedó demasiado fina a Goya, o al menos no bien encajada. Da la impresión de esos montajes que hacemos hoy en día con ayuda del photoshop. Que me perdone el maestro, que en paz descanse, pero es la sensación que me ha dado hoy :mrgreen:.

PD: aunque tal vez no sea la pintura más idónea para estas fiestas, cierto es que en las iglesias en estos días se hacen también tapado y descubrimiento de imágenes. Espero, pues, Cata, que no lo encuentres "impertinente" que diría el juez Marchena :wink:.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6348
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 17 Abr 2019 10:43

jilguero escribió:
16 Abr 2019 20:47
Resulta, Cata, que Godoy (valido de Carlos IV) tenía mucha afición al arte erótico y tenía en su casa un habitáculo privado en el que guardaba pinturas, esculturas y demás artefactos para ponerse entonado.
Mujer, ten en cuenta que en aquella época no existía la industria del porno. Un poco de comprensión hacia el valido.
jilguero escribió:
16 Abr 2019 20:47
Nunca antes me había fijado, pero sobre todo en La maja desnuda tengo la sensación de que la cabeza no le quedó demasiado fina a Goya, o al menos no bien encajada. Da la impresión de esos montajes que hacemos hoy en día con ayuda del photoshop. Que me perdone el maestro, que en paz descanse, pero es la sensación que me ha dado hoy...
Pues no andas muy desencaminada, jilguero. Como sabes, los expertos no se ponen de acuerdo sobre la identidad de las retratada... que si es María del Pilar Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo, duquesa de Alba,... que si es la condesa Josefa Petra Francisca de Paula de Tudó y Catalán, amante y luego esposa de Godoy,... o que no sea ninguna de las dos, pues de hecho las obras fueron denominadas por el propio Goya como "La gitana". El caso es que por algún lugar de la red leí que se decía que originalmente el rostro de la maja era el de la duquesa pero que posteriormente fue repintado para desfigurarlo; pero esto es falso, como se demostró haciendo radiografías del cuadro, que revelaron que debajo de ese rostro nunca había sido pintado otro.

Por cierto, casualmente acabo de ver que Librotea (un recomendador de libros de El País) incluye a El amante, de Marguerite Duras, en esta lista de once libros que son casi pornografía.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 17 Abr 2019 16:19

Gretogarbo escribió:
17 Abr 2019 10:43
Mujer, ten en cuenta que en aquella época no existía la industria del porno. Un poco de comprensión hacia el valido.
Bueno, es que mi visión de este asunto es muy elemental/natural. Respeto y comprensión a lo que se montara el valido y todos los amantes del erotismo posteriores (muñecono con ojo guiñado), por supuesto, pero te reconozco que me arranca una sonrisa la parafernalia en esta vertiente tan primaria. Me refiero a la parafernalia en la vida real, donde las cosas suelen ser más sordidas y los cuepos más imperfectos. En cambio, en el plano artístico, como en el cine, si es una estética con buen gusto (a la vista de mis ojos, claro), la disfruto mucho.

Ya hablamos de esta película de Greenaway

Enlace


Y no sé si alguna vez hemos hablado de esta de Kubrick


Enlace


Ni queriendo, Cata, elegimos un temita más poco adecuado para la Semana de Pasión :batman:.

Gretogarbo escribió:
17 Abr 2019 10:43
El caso es que por algún lugar de la red leí que se decía que originalmente el rostro de la maja era el de la duquesa pero que posteriormente fue repintado para desfigurarlo; pero esto es falso, como se demostró haciendo radiografías del cuadro, que revelaron que debajo de ese rostro nunca había sido pintado otro.
Pues no sé que decirte. Casi hubiera sido mejor que ese desajuste se debiese a que le repintó la cabeza y no a que estuvo poco fino en esa parte. Mi sensación es que pintó el cuerpo de una mujer y luego pintó la cabeza de otra y por eso le ha quedado regulín.
Gretogarbo escribió:
17 Abr 2019 10:43
Por cierto, casualmente acabo de ver que Librotea (un recomendador de libros de El País) incluye a El amante, de Marguerite Duras, en esta lista de once libros que son casi pornografía.
Bueno, no soy consumidora oficial de pornografía, pero si esa novela lo es, a mi me encanta. Y la película, que tú no has visto para no mancillar el libro, también me encanta. Tiene imágenes preciosas y que se asemejan mucho a la ambientación que yo me hice en mi cabeza leyendo el libro por primera vez. Por cierto, creo que a M. Duras no le gustó, igual por eso en la segunda versión de la novela menciona que esto o aquello ocurrirá así en la película. Esto último es pura elucubración mía.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6348
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por Gretogarbo » 18 Abr 2019 09:52

jilguero escribió:
17 Abr 2019 16:19
Ya hablamos de esta película de Greenaway... Y no sé si alguna vez hemos hablado de esta de Kubrick...
Sí hablamos en algún lugar del foro de esa película de Peter Greenaway, barroquismo puro, como casi todas sus cintas. La de Kubrick no la he visto porque no me atrae excesivamente.
jilguero escribió:
17 Abr 2019 16:19
Mi sensación es que pintó el cuerpo de una mujer y luego pintó la cabeza de otra y por eso le ha quedado regulín.
Tal cual.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 18 Abr 2019 11:27

Por qué, Cata, llevará la gente equipaje del que no puede tirar?
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 18 Abr 2019 22:51

hexagono69 escribió:
18 Abr 2019 14:40
¿La lluvia es Sevilla es pura maravilla?
Pues cuando te caen granizos como garbanzos es una maravilla que te hace correr a refugiarte en algún lado. Tal como ha sido nuestro caso. Pero ha sido un gustazo ver cubrirse las calles de blanco, cuando cinco minutos antes hacia más bien calor. Aunque a los cofrades que no han podido salir les habrá sentado fatal.

No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 14415
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero » 19 Abr 2019 18:19


Ando, Cata, de inmersión familiar y mentalmente más dispersa. Y a falta de mar revuelto, cielo revuelto, a punto de llover.

Nubes.jpg


Algo que no les va hacer ninguna gracia a los cofrades del Cachorro, nombre popular del Cristo de la Expiración: le tocaba salir esta tarde y parece ser que, ante la amenaza de lluvia, se quedará en su templo.

Y ya que estoy en el bujío, aprovecho que tengo un ratito de calma para contarte el origen, según la leyenda, del popular nombre de esa imagen.

Dice la leyenda que, allá por la segunda mitad del siglo XVII, en el barrio de Triana vivía un gitano, buen guitarrista y cantaor de cante jondo, al que apodaban el Cachorro. Tenía la costumbre de todos los días pasar el río con una barca para ir a Sevilla a visitar a una misteriosa mujer. Un payo empezó a sospechar que a quien visitaba era a su mujer y, creyéndose víctima de una relación adúltera de su esposa con el Cachorro, muerto de celos, un día acechó al gitano y de siete puñaladas le arrebató la vida.

Dio la casualidad de que, justo por esa época, al escultor don Francisco Ruiz de Gijón, la Hermandad de la Expiración le había encargado una imagen de un cristo que representara justo el momento de su muerte. Pero el hombre andaba poco inspirado y, por culpa del agobio que le causaba el encargo, no dormía bien. Una noche se despertó y sintió la necesidad de salir a la calle; y el destino quiso que presenciara el apuñalamiento del gitano. Le fascinó tanto la mirada del moribundo que, en lugar de ayudarlo, hizo a carboncillo un apunte de la expresión de su cara. Luego plasmó ese mismo gesto en el rostro de la talla del cristo que le tenían encargado.

Una muerte injusta, según la investigación posterior, que demostró que el Cachorro iba a ver una mujer, pero no a la del el payo, sino a una hermana bastarda suya, a la que visitaba de forma furtiva por miedo a que, si se sabía que por sus venas corría también sangre gitana, fuera una deshonra para ella y su familia paya.

Y cuenta la leyenda también que, cuando sacaron en procesión la nueva imagen del cristo por primera vez, los trianeros gritaron: “¡Mirad, si es el Cachorro!”. Siendo, Cata, esta la causa del nombre popular de ese Cristo de la Expiración que, si el tiempo no lo remedia, hoy se quedará en casa.

PD: Greto, esas nuevas aficiones muy apropiadas para un romero que ama hallarse varado en su recuncho.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Memorias inconexas :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Responder