El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
hexagono69
Vivo aquí
Mensajes: 6889
Registrado: 10 Jun 2013 10:40
Ubicación: usuario

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por hexagono69 »

Buenas noches Jilguero.

Pues si la verdad es que las personas andando por las calles nevadas recordaba a un cuadro o a otro tiempo, quizás mas feliz o seguramente mas duro.

lo malo de los aligustres y prunos es que se han desgajado las ramas a partir del tronco, a veces medio árbol y de esas heridas se recuperan difícilmente.

¿El marinero del cuento conoció a una sirena, y te pregunto también si recuerdas la leyenda del Hombre pez de Lierganes?

Esta nevada ha sido en la zona centro muy dañina y ya veremos los cuantiosos daños y el tiempo que se tarda en normalizar la situación, ya caótica por el maldito covid.

Brueghel es siempre una maravilla es de los pintores que si pudiera permitírmelo tendría cuadros colgados en casa.
Avatar de Usuario
luchana
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 436
Registrado: 14 Jul 2015 10:06
Ubicación: Ibiza 38º55'47"N 1º27'00"E

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por luchana »

Que hilo mas bonito, que bonitas pamplinas, y que bonita música. Gracias.
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »

hexagono69 escribió: 09 Ene 2021 22:55 Pues si la verdad es que las personas andando por las calles nevadas recordaba a un cuadro o a otro tiempo, quizás mas feliz o seguramente mas duro.
Seguramente fueron tiempo más felices y también más duros. Yo no vi nevar nunca en mi infancia, pero en esta misma azotea, donde tan felices se nos ve con nuestras narices postizas, me contaron mis hermanos mayores que ellos hicieron una vez muñecos de nieves. Es posible que, cuando crezcan, algunos niños de los que ayer jugaban en la calle contarán que, siendo ellos pequeños, en otro tiempo, quizás más feliz o seguramente más duro, en Madrid cayó una nevada de muy señor mío :D.

En la azotea de Munda.jpg
hexagono69 escribió: 09 Ene 2021 22:55 ¿El marinero del cuento conoció a una sirena, y te pregunto también si recuerdas la leyenda del Hombre pez de Lierganes?
Yo solo sé lo que os conté, pero tengo las misma sospecha que tú porque, si no ¿a qué vienen esas escamas, esas aletas y ese amor al agua? Y no, no conozco esa leyenda, ¿me la cuentas? :wink:
hexagono69 escribió: 09 Ene 2021 22:55 Brueghel es siempre una maravilla es de los pintores que si pudiera permitírmelo tendría cuadros colgados en casa.
Sería como tener ventanas abiertas a otro mundo y, a base de mirarlos y de aguzar el oído, igual los cuadros te contarían sus historias. Sí, sería una gran cosa tener algunos de sus cuadros en la pared de tu recuncho y verlos amanecer y anochecer mientras escuchas música. :chino:
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »

luchana escribió: 09 Ene 2021 22:57 Que hilo mas bonito, que bonitas pamplinas, y que bonita música. Gracias.
Me alegro de que te guste. Visita cuando quieras este berenjenal bujiano y cuéntanos lo que te apetezca. Las mecedoras, aunque de diseño, son muy cómodas.
Imagen

Pero es importante que sepas que, como aquí se bordea la realidad, el colorín marrullero, al que no siempre logro mantener a raya, se queda con las letras y luego las usa para tejer sus pamplinas. Es decir, no te extrañe si algún día ves en una pamplina jilgueril una mano esparciendo arroz en un alféizar o a un jovenzuelo conversando de noche con un ruiseñor :cunao:.
Última edición por jilguero el 10 Ene 2021 13:06, editado 1 vez en total.


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »


Hoy, Cata, no te voy a negar que hacía fresquete, pero el panorama estaba tan bonito que merecía la pena.

Porque, si me detenía de cara al mar, tanto si miraba a babor como a estribor, el mar y el cielo estaban de tal guisa que costaba dejar de mirarlos.

Y aunque las fotos nunca les hagan justicia a los originales, aquí tienes una mirando a babor,


A babor.jpg


y aquí otra mirando a estribor:


A estribor.jpg


En la de estribor, si te fijas, verás que había en el agua un valiente cormorán humano a esas horas ya surfeando.

Y las nubes, de tan apretadas, tenían un soniquete grave y machacón como el que tiene de fondo esta pieza de Vivaldi.


No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4393
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por Tolomew Dewhust »

Feliz año a todos.

¡Qué bien, Jilguero, que te haya puesto Megan aquí arribita, así no te perdemos la pista ahora que llegas a las 500 páginas... ¿Ya has pensado título para el siguiente hilo?

Venía a comentarte que por fin tengo en el kindle El informe de Brodeck; mi trabajito me ha costado. Ya me sucedió en otra ocasión recibir un libro y que este -no sé por qué motivo- no se descargara en el dispositivo. Lo he intentando de varias maneras y buscándolo en páginas diferentes... sin éxito.

Hace un par de horas y, leyendo en un periódico la reseña de otro que me ha atraído mucho, me he comprado ambos en Amazon en formato ebook, así que, nada, esta noche empiezo... aunque no sé con cual de ellos. El segundo del que te hablo se llama Hasta el final del tiempo, ya os contaré, aunque el articulito de El Confidencial lo vende bien, :lol:.
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »

Tolomew Dewhust escribió: 11 Ene 2021 17:38 Feliz año a todos.
Hombre, Catulo, feliz año.
Tolomew Dewhust escribió: 11 Ene 2021 17:38 Venía a comentarte que por fin tengo en el kindle El informe de Brodeck; mi trabajito me ha costado. Ya me sucedió en otra ocasión recibir un libro y que este -no sé por qué motivo- no se descargara en el dispositivo. Lo he intentando de varias maneras y buscándolo en páginas diferentes... sin éxito.
No sé cómo lo haces, pero lo suyo es descargarlo en pc, conectar este con el lector con un cable (yo uso el del cargador que por un extremo es USB) y te aparece el lector como un disco más del PC. Entonces con un copiar y pegar lo pasas al lector.

Estaré atenta al hilo de El informe Brodeck (el otro libro no lo conozco) para ver si dejas comentario.


PD: Cata, hoy te dejo atardecida a babor.

Atardecida a babor.jpg


(cada vez que te cuelgo una foto me acuerdo de la catedral de Rouen y me digo que debería ser más sistemática :cunao:: en el enlace hay que poner "com" en vez de "cot")
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
hexagono69
Vivo aquí
Mensajes: 6889
Registrado: 10 Jun 2013 10:40
Ubicación: usuario

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por hexagono69 »

Hola Jilguero como soy muy vago te copio de la wiki.

"La leyenda del hombre pez
Según ha llegado hasta nosotros a través de los escritos y la tradición oral, el relato dice así: a mediados del siglo XVII en el pueblo de Liérganes, en La Montaña había una pareja, Francisco de la Vega y María de Casar, que tenían cuatro hijos. Francisco falleció y la viuda mandó a su hijo Francisco a Bilbao a aprender el oficio de carpintero.

Estando en Bilbao, Francisco se fue a nadar el día antes de San Juan, en el año 1674,2​ con unos amigos pero llevado por la corriente, este desapareció y no se volvió a saber más de él. Solo cinco años después, en 1679, se afirmó que había aparecido en la costa de Dinamarca, poco después en el canal de la Mancha y en las costas de Andalucía. En Cádiz, unos pescadores afirmaron ver un ser acuático pero con apariencia humana que desapareció rápidamente.​ Esta aparición se repitió constantemente hasta atrapar a la criatura con trozos de pan y unas redes.2​ Una vez capturado pudieron constatar que se trataba de un hombre, con escamas y forma de pez.

Entonces fue llevado al convento de San Francisco donde fue interrogado para saber de quién se trataba y al cabo de un tiempo consiguió tartamudear una palabra: "Liérganes".​ Nadie sabía que significaba, hasta que una persona de La Montaña que estaba trabajando en Cádiz, comentó que en La Montaña había un pueblo que se llamaba así. También Domingo de la Cantolla, secretario del Santo Oficio de la Inquisición, confirmó dicha afirmación ya que él era de allí.

A continuación, llegó la noticia a Liérganes para averiguar si había pasado algo extraño en los últimos años y desde Liérganes respondieron que únicamente se había registrado la desaparición de Francisco de la Vega, cinco años atrás. Entonces Juan Rosendo, un fraile del convento, acompañó a Francisco hasta Liérganes para comprobar si era cierto que era de allí y a la altura del Monte de la Dehesa, Francisco se adelantó y fue directamente hasta la casa de María de Casar, que rápidamente lo reconoció como su hijo.

Ya en casa de su madre, Francisco vivió tranquilo sin mostrar ningún interés por nada.2​ Iba descalzo y a veces desnudo y no hablaba apenas.​ A veces estaba varios días sin comer pero no mostraba entusiasmo por nada. Se dedicaba a llevar cartas a poblaciones vecinas, e incluso a Santander, a donde llegó en una ocasión tras haber nadado desde Pedreña, entregando la carta mojada.​ Después de nueve años en casa de su madre, desapareció en el mar sin volver a saberse nada sobre él."

Hay muchos enlaces mas, y hasta un programa de Iker Jiménez.

Llevamos ya unos días aquí en los que es muy difícil andar por la calle. Saludos
Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 17831
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay
Contactar:

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por Megan »

jilguero escribió: 10 Ene 2021 12:38 Seguramente fueron tiempo más felices y también más duros. Yo no vi nevar nunca en mi infancia, pero en esta misma azotea, donde tan felices se nos ve con nuestras narices postizas, me contaron mis hermanos mayores que ellos hicieron una vez muñecos de nieves. Es posible que, cuando crezcan, algunos niños de los que ayer jugaban en la calle contarán que, siendo ellos pequeños, en otro tiempo, quizás más feliz o seguramente más duro, en Madrid cayó una nevada de muy señor mío :D.

Imagen
En la azotea de Munda.jpg

Me encanta esta foto, Jilguerillo, con las narices postizas y esas caritas de felicidad, es preciosa, :D .
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »

Megan escribió: 12 Ene 2021 18:03 ...con las narices postizas...
Seguro que fue ocurrencia del progenitor, que para estas cosas era como un chiquillo más :chupete: .
hexagono69 escribió: 12 Ene 2021 17:05 Llevamos ya unos días aquí en los que es muy difícil andar por la calle. Saludos
Pues no salgas a la calle que dicen que las urgencias están llenas de accidentados por resbalones.
hexagono69 escribió: 12 Ene 2021 17:05 La leyenda del hombre pez...
¿Has visto, Cata, que leyenda de un sireno tan curiosa nos ha traído Usía al bujío? Abundan las historias de sirenas, pero no tanto (hasta donde yo sé) las de sus equivalentes masculinos.

Una lástima que la niña de Mea culpa sea de agua dulce y este otro marino. De no ser por ello, igual se hubiera encontrado con el hombre pez de Liérganes cuando este se echaba a la mar para hacer de cartero :D.

Me ha resultado muy curioso que en esa leyenda aparezca Cádiz y que sea un montañés que trabajaba aquí quien reconozca el nombre del pueblo. Y digo lo de curioso porque en Cádiz la palabra "chicuco", palabra que me encanta, está muy asociada a los montañeses, que venían de niños para hacer de chicos para todo en las tiendas de ultramarinos que estaban regentadas por sus paisanos.

Mira lo que dice en este artículo (cambia et por es) del que copio los fragmentos más interesantes:

Los 'chicucos': Cántabros en la otra esquina de España

Las tiendas y almacenes de alimentación de Cádiz van perdiendo poco a poco aquel aspecto tan característico que en su día imprimieron los antiguos comerciantes cántabros.

[...]

Su número es muy reducido, pero, afortunadamente, algunos quedan. Representan un auténtico testimonio de lo que fue aquel modelo comercial y de lo que fue el papel que las familias procedentes de Cantabria, y en particular los populares 'chicucos', jugaron en ese modelo, con trece o catorce años.

Hubo un tiempo en que, en Cádiz, todos los comercios de alimentación estuvieron regentados por cántabros, o montañeses, como se les sigue denominando. Hubo más de setecientos almacenes de ultramarinos sólo en la capital y más del noventa por ciento de esos negocios estuvieron atendidos por encargados y dependientes procedentes de Cantabria.

Llegaban con lo puesto. Normalmente, para trabajar y aprender el oficio en la tienda de un familiar o vecino del pueblo, previo acuerdo entre este y su padre. Con arreglo a este 'trato', el padre enviaba al niño a Cádiz y el receptor se comprometía tanto a alojarlo y mantenerlo, como a encaminarlo en el oficio.

Así, las familias se desprendían de uno de los hijos, no tanto con el fin de suprimir una carga en el hogar -una boca menos que alimentar-, como de abrirle oportunidades y solucionarle el porvenir a un hijo. Y de este modo, el pequeño dejaba los verdes prados de Cantabria, sus barros y sus lluvias, para probar fortuna al sol de Cádiz.

Aquellos niños de trece, catorce o quince años de edad llegados a Cádiz para hacer recados y atender los 'mandados', no tardaban en ascender en el escalafón. Pasaban de recadistas a dependientes, más tarde a encargados y, finalmente, a dueños del negocio, hasta la jubilación. Era entonces cuando se lo transmitían a algún descendiente o, en muchos casos, a alguno de los empleados a quienes, en otro tiempo, habían traído desde Cantabria como 'chicucos'.


Esta migración ha dado lugar también a la palabra "jándalo" que era la denominación de esos cántabros que regresaban después a su tierra con costumbres y acentos de Andalucía.

Imagen
Última edición por jilguero el 13 Ene 2021 10:59, editado 1 vez en total.


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
hexagono69
Vivo aquí
Mensajes: 6889
Registrado: 10 Jun 2013 10:40
Ubicación: usuario

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por hexagono69 »

Si que es curioso y novedoso al menos para mi. No recuerdo haber oído la palabra chicuco ni jándalo :P
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4393
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por Tolomew Dewhust »


Esta mañana he comenzado la lectura de dos libros (no me decidía por ninguno y arranqué una hora con cada), y me ha llamado la atención que aparecieran notas aludiendo a que este o aquel párrafo había sido subrayado por siete, nueve u once personas. Yo, que hasta ese instante desconocía que se pudieran realizar subrayados en el texto (menos aún que luego otro tenga información de que otros tantos y yo mismo señalamos esas oraciones) sentí entonces la necesidad de comenzar a subrayar fragmentos aquí y allá. Me ha motivado, en primer lugar, el hecho de que se trate de un libro que ahonda en conocimientos que nunca me han llamado la atención, que no he abordado, que desconozco y que, aún si quisiera estudiarlos no llegaría nunca a comprenderlos dadas mis limitaciones. Por otro lado, el novelerío. Pensando pues que tener subrayadas algunas claves sería bueno para la comprensión de conceptos que el autor irá desgranando posteriormente, he clavado el dedo en el kindle y se ha obrado la magia, y ya no he podido dejar de hacerlo sin saber realmente cómo luego iba a poder rescatar mis anotaciones o si, volviendo a ellas, sabría finalmente regresar a mi progreso de lectura...

La verdad es que para lo medio joven que soy me he quedado anticuado con respecto al uso de las tecnologías demasiado pronto.

En fin, que caminaba yo junto al autor del libro por las inmediaciones de la entropía, cuando me topé con el siguiente delicioso fragmento que no pude sino subrayar, tal y como acababa de aprender.


Don Quijote nos habla del deseo de la humanidad por lo heroico a través del frágil Alonso Quijano, un personaje creado por la imaginación de Miguel de Cervantes, un conjunto de huesos, tejidos y células que vivió, respiró, pensó, percibió y sintió, y que, durante su vida, sustentó procesos orgánicos de transformación de energía y excreción de productos de desecho que, a su vez, dependen de movimientos atómicos y moleculares perfeccionados durante miles de millones de años de evolución en un planeta forjado con detritos de explosiones de supernovas dispersos por una sección del espacio que surgió del Big Bang. (Hasta el final del tiempo – Brian Greene).

Lo acabo de empezar aunque ya supongo que el fin del libro es abrirnos los ojos y hacernos conscientes de lo efímero de la vida en la línea del Tiempo; eso al menos apunta su autor en la introducción. Me está gustando mucho: lo cierto es que me he hecho trampas a mí mismo y a este le dediqué dos horas, el doble que al otro que comencé.

Por razones que no vienen a cuento, este verano abrí este hilo para escribirte una carta abierta.

Qué manera tan bonita de decirte me importas, no estás sola. Tal vez Jilguero pensó que padecías un tumor en el pecho y quiso acompañarte durante aquel proceso que nos queda ahora tan atrás...

Meditando sobre el asunto me he preguntado varias veces cómo no vi aquellas células cancerígenas que se volvían contra ti habiendo estado yo en tu seno. Lo tenía que haber intuido siendo un cigoto, un embrión, un comino... Es más, si es que mamé de esa teta, de esa precisamente. Lo irremediable sucede, no hay más.

“El Universo tiende al caos, a la ausencia de formas, al desorden”. Cuestión de probabilidades y del segundo principio de la termodinámica.

Dice mi amigo Greene que si metemos en una saca cien monedas, la sacudimos y esparcimos su contenido sobre una mesa, la posibilidad de que salgan cincuenta cara y cincuenta cruz es mil billones de trillones superior a encontrarnos todas cara. La posibilidad de que tú desarrolles un tercer tumor maligno (aquel no fue el primero), debe rondar esa cifra...

Y si mañana a las doce toca nones, que sepas que las moléculas que se agitan dentro de ti llevan miles de millones de años evolucionando en un planeta forjado con detritos de explosiones de supernovas dispersos por una sección del espacio que surgió del Big Bang, que no es poca cosa. Y que yo, que me he jurado no volver a escribir una pamplina, un relato ni medio cuento así me caiga un asteroide en la cabeza si incumplo mi promesa, tengo escrito ya el título del siguiente para que tú lo leas. Y, que sí, que así debía ser, que si Jilguero te abrió el hilo por culpa de aquellas razones que no venían a cuento, justo es que termine quinientas páginas después tal y como comenzó entonces... Porque tú no eres sino un capricho de las estrellas.

Los demás, por favor, no me hagáis caso. Mi madre vive encerrada en una prisión de madera...
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »

Tolomew Dewhust escribió: 13 Ene 2021 16:43

tengo escrito ya el título del siguiente para que tú lo leas. Y, que sí, que así debía ser, que si Jilguero te abrió el hilo por culpa de aquellas razones que no venían a cuento, justo es que termine quinientas páginas después tal y como comenzó entonces... Porque tú no eres sino un capricho de las estrellas.
Y Jilguero ya tiene lista la entradilla de El bujío de santa Catalina II para cuando lleguemos a la última página y toque migrar al otro hilo. Espero que estés dispuesta a aguantar otras 500 páginas de ese otro lado de la pantalla y leyendo en azul las pamplinas del colorín, lo cual no es moco de pavo :lol:.
Tolomew Dewhust escribió: 13 Ene 2021 16:43 Mi madre vive encerrada en una prisión de madera.
Se ve que de niña, siendo cándida como lo son algunas noches sin luna, su corazón no tuvo otra que enfrentarse a la espina de una rueca...


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »


¡Bunas tardes, Cata :60:!

Hoy he paseado por la playa cuando había una buena marea baja y, viendo las cagadas de un inquilino de la arena, Arenicola marina, me he acordado del comedor de arena, protagonista de la primera pamplina que mandé a un concurso del foro. Se llamaba El archipiélago de Jonás y comenzaba así:“Mi amigo Jonás bajó a la playa. Se descalzó los guantes, carraspeó y comenzó a comer arena lentamente”, anotó el famélico náufrago en su diario...

Creo que algún día volveré a él para elaborar una pamplina para el bujío. Te advierto que es un tanto surrealista, pero tiene su aquel, o al menos yo se lo veo. Bueno, ya lo juzgarás tú misma en su momento.

Y me lo ha recordado porque justo eso es lo que hacen estos gusanitos: comer sin parar arena, mientras excavan un túnel en ella, quedarse con todo lo orgánico y cagar el resto, formando estos característicos cilindros de arena:

Inquilino de la arena.jpg
Este acababa de empezar a cagar



Inquilino de arena.jpg
Y este otro ya llevaba un buen rato haciéndolo


Es increíble la variedad de formas de buscarse la vida que hay en la Naturaleza, ¿verdad?


Pero, aparte de ver estas inodoras defecaciones arenosas, he estado un rato tratando de entender cómo demonio se puede reflejar en la arena húmeda justo la luz del horizonte que tan lejana de ella se encuentra. :roll:

Horizonte reflejado en la arena.jpg
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 20234
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El bujío de Santa Catalina 1 (Bordeando la realidad)

Mensaje por jilguero »

¡Qué frío hace, Cata!

Tengo pendiente hablarte de la singular historia del compositor Pyotr Ilyich Tchaikovskyla con su benefactora, Nadezhda von Meck, que fue la que le permitió dedicarse solo a componer a partir de cierto momento. Hablaron de ella en la radio y me gustó, como una muestra más de la diversidad de nuestra especie, pese a la tendencia borreguil que también tenemos.

Pero lo vamos a dejar para otro día porque se me quedan los dedos helados mientras escribo. Esta es una ciudad cálida y, justo por eso, las casas están mal acondicionadas y, en rachas como estas, tiene uno la sensación de vivir en una nevera.

Te dejo escuchando esta versión del vals vienés (basado en versos de Lorca) que tanto me gusta y cuya interprete tanto pareció gustar a Catulo cuando la traje al bujío tiempo ha.




Pero no por ello vamos a privarnos del gusto de escucharlo también en esta otra voz que tanto nos gusta a ambas y que, por desgracia, ya se calló.



En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.

Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.

En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados.
Hay frescas guirnaldas de llanto.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.

Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals del "Te quiero siempre".

En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orilla tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals.

Pequeño vals vienés (F.G. Lorca)


La doble sonrisa :party: La noche que conocí a Vibeke

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Cerrado