Un fragmento literario y su representación artística

Un lugar donde podamos dar rienda suelta a la creatividad en todos sus aspectos: fotografía, pintura, escultura, arquitectura...

Moderador: natura

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

Este paisano de Marbley empezó imitando a Rubens. Entonces pintaba, lo que se dice pintar, admirablemente. Hay un torso de mujer, desnuda, que es «un trozo» en toda regla: jugoso de color, justo y razonado de dibujo; inmejorable.

Imagen

La belle Rosine - Antoine Wiertz

Pero después de ser esclavo algún tiempo de la individualidad ajena, Wiertz, que deliraba por triunfar -¡como tantos, ay de mí!- quiso aislar la propia; y no sólo quiso eso, sino que se propuso llevar ventaja ¿a quién dirá usted? a Miguel Ángel y a Rubens, el cual no pensaba; tenía pupila y carecía de cerebro... según dicen ahora. Y nuestro Wiertz se echó a inventar símbolos y embadurnó lienzos, algunos colosales, llenos de extravagancias socialistas y pacificistas.
El último cañón,...

Imagen

... La carne de cañón; Napoleón ardiendo en los infiernos, rodeado de espectros que le increpan;...

Imagen

Une scène de l'enfer - Antoine Wiertz

... los poderosos de la tierra oprimiendo a los débiles, figurados por un gigante brutal, un Polifemo, que con sus patazas aplasta a los compañeros de Ulises...


Imagen

Un grand de la terre - Antoine Wiertz

Todo ello parece pintado al fresco, a borrones desteñidos. Arrastrado por su delirio, Wiertz llegó a embadurnar cosas tan horribles y tan macabras, que no se enseñan sino a quien las quiere ver por un agujero, practicado en un cierre de tablas que oculta el espantajo. Uno de los reservados es lo siguiente. Una cripta. En ella ha sido enterrado vivo un hombre. Consigue alzar una tabla de su féretro y asoma entre el sudario una faz lívida y un ojo demente, y lo que este ojo demente logra ver es una calavera en el suelo de la cripta, y una enorme araña negra, velluda, que trepa por el cráneo...


Imagen

Entierro precipitado - Antoine Wiertz

Otra concepción, también de las reservadas, es una mujer, joven aún, que, impulsada por la locura, la miseria y el hambre, ha cortado en pedazos a un niño suyo de pecho y cuece en una caldera parte de él, mientras estrecha contra su corazón lo restante...


Imagen

Faim, folie et la delincuencia - Antoine Wiertz

La Quimera, de Emilia Pardo Bazán
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

Si el trabajo es la condición del triunfo artístico, como creí en París; si ese lauro lo conquistan la regularidad, el método y el continuado esfuerzo, entonces... Rembrandt no hubiese hecho nada. Y en efecto, como labor concienzuda, hizo poco. Asegura Limsoë que era un bohemio, que murió en la miseria, que vivió entre judíos prestamistas, anticuarios encubridores de robos y piraterías, corredoras de alhajas, zurcidoras de voluntades, posaderos, bebedores, gente de la hampa, y que las personas de cuenta le volvieron la espalda porque sus retratos no se parecían ni chispa, mientras los de este Van der Helst, que ocupa en el Museo de Amsterdam el lugar fronterizo a Rembrandt (haciéndole la competencia después de muerto, como en vida), hablaban, eran la misma persona fija en el lienzo. Este Van der Helst —ya le había visto en Harlem, no renunciando a codearse con Franz Hals— no sé si diga que en cuanto a pintar, pintar con la mano y con la vista, no tiene que envidiar nada a nadie. Su ejecución es un prodigio. ¡Qué caras, qué manos, qué trajes de paño y de seda, qué bordados de plata, qué copas de vidrio, qué limones, que estandartes, qué corazas, qué valonas, qué cuellos de encaje! Es la realidad; gente que tenemos ahí delante, con su edad, su figura, sus humores, hasta los achaques que padecían. Dan ganas de tocar ese paño, de arrugar esa seda, de dirigir la palabra a esos buenos oficiales de la milicia ciudadana de Amsterdam.

Imagen

La Guardia Cívica de Ámsterdam celebra la Paz de Münster - Bartholomeus van der Helst

Y aún ahora, si cierro los ojos, estoy viendo un portento de abanderado joven, muy guapo, vestido de tisú blanco, arrogante, ¡que debió de trastornar tantos corazoncitos! No es pintura; es el abanderado. Respira. Galantea.

Imagen

La compañía del capitán Roelof Bicker y el teniente Jan Michielsz Nlacuw - Bartholomeus van der Helst

La Quimera, de Emilia Pardo Bazán
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

— ¡Pero qué divino! —exclamaba el escandinavo—. Cierre los ojos. ¿Lo ve usted bien? Ya no es el fondo de oro de los bizantinos: he ahí el arranque, la iniciativa de los Van Eyck, relacionada con sus nuevos procedimientos de pintura, y que la hizo humana, sin quitarle lo celestial. ¿Ha visto usted aquel campo virgen, aquella primaveral vegetación, que es la misma de las campiñas de Flandes, y que el artista reprodujo tallo por tallo y salpicó de innumerables florecillas que parecen también vírgenes, impregnadas de un rocío tan puro?
— Sí, lo estoy viendo y lo veré toda mi vida. Aquella ciudad que se percibe en último término...
(...)
— ¡Y de qué manera está hecho! —exclamé—. ¡Con qué prolijidad sin pesadez están pintadas aquellas hierbas mullidas, bien olientes, los bosquetes de rosales, mirtos y naranjales en flor, las procesiones de figuras, los mártires, las vírgenes, con sus ropajes semi-azules, semi-rosados, como bañados por los reflejos del éter y de la aurora! ¡Y las vestiduras que despiden majestad, y las caritas llenas de unción de esos personajes espléndidos, profetas, patriarcas, apóstoles, papas, obispos, emperadores de leyenda, solitarios y peregrinos, a quienes guía San Cristóbal! ¡Y los ángeles soñados, que hacen guardia a la Fuente de la vida, aquel surtidor tan cristiano que cae en una razón de mármol, y al Cordero, al cándido Cordero!

La Quimera, de Emilia Pardo Bazán

Imagen

La Adoración del Cordero Místico - Hubert y Jan van Eyck
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

— ¿Y Malnate? —pregunté—. ¿No ha llegado aún?
— No, aún no —respondió, mientras volvía.
Me hizo entregarle sombrero, bufanda y abrigo, tras lo cual desapareció en el cuartito contiguo. Así, a través de la puerta de comunicación, tuve la oportunidad de conocer ya desde entonces algo de dicha habitación: parte de la cama con una colcha de lana a cuadros rojos y azules, de tipo deportivo, a los pies de la cama un
pouf de piel y un pequeño desnudo masculino de De Pisis enmarcado en un sencillo listón de color claro y colgado de la pared junto a la puertecita que daba al baño, también entornada.
— Siéntate —decía, entretanto, Alberto—. Vuelvo enseguida.

El jardín de los Finzi-Contini, de Giorgio Bassani (traducción de Carlos Manzano)

Imagen

Nudino sulla pelle di tigre - Filippo De Pisis
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

Finalizado el espectáculo, se sucedieron las actuaciones de la atractiva cancionista a transformación Pepita Capilla, y la del genial guitarrista flamenco Miquel Borrull, que entró en escena acompañado de dos bailadoras de gran prestigio: sus hijas Dolores y Julia; esta última había servido de modelo al pintor Julio Romero de Torres. Los ágiles dedos del tocador valenciano tejían en la guitarra falsetas, preludios y bordoneos que produjeron un gran entusiasmo y exaltación entre el público.
El caso del mago ruso, de José M.ª Fernández-Luna

Imagen

Julia Borrull pintada por Julio Romero de Torres en el cuadro Alegrías de 1917
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 21790
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por jilguero »

Se encontraban apiñadas en un extremo alrededor de unos tojos, y lo primero que le llamó la atención fue que no se movieron ni echaron a correr cuando la cabeza de Oak apareció de improviso por encima de la valla. Estaban poseídas por un terror mayor que el terror al hombre. Pero no era éste el detalle más notorio: las ovejas estaban agrupadas de tal modo que sus colas, sin excepción alguna, apuntaban hacia la mitad del horizonte por donde se acercaba la tormenta. Formaban un apretado círculo interior, a partir del cual se distribuían en círculos más amplios, formando una especie de gargantilla de encaje como en los cuadros de Van Dyck, mientras el macizo de tojos se alzaba como un cuello.

Lejos del mundanal ruido, de Thomas Hardy


(A. van Dyck).jpg
Retrato de una mujer joven con un niño de A. van Dyck
(óleo sobre lienzo, Museo Hermitage de San Petersburgo)



La lluvia había cesado por completo, y el sol brillaba entre las hojas verdes, marrones y amarillas, que centelleaban barnizadas por las gotas de lluvia, produciendo un efecto similar al que se observa en los paisajes de pintores flamencos como Ruysdael y Hobbema, repleto de esa belleza infinita que surge de la unión del agua y del color bajo una luz intensa. El aire estaba tan transparente por la lluvia que los tonos del otoño situados a una distancia media resultaban tan intensos como los cercanos, y los campos remotos interceptados por el ángulo de la torre aparecían en el mismo plano que la propia construcción.

Lejos del mundanal ruido, de Thomas Hardy

Paisaje de granja (Meindert Hobbema).jpg
Paisaje de granja, de M. Hobbema

No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.


Nada se acaba, todo fluye... :party: Por mediación de Santa Lilaila

El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre (A. Camus)
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

— (...) Se fue corriendo en busca de Venus, su madre, para que lo consolara. Lloraba y estaba sorprendido de que algo tan minúsculo como una abeja pudiera producir tanto dolor. Pero ¿creéis que su madre lo consoló? Qué va. Ella solo se rio.
— ¿Se rio? —repetí yo.
— Pues sí. "Tú también eres pequeño" —le dijo—, "pero tus flechas pueden doler aún más que una picadura de abeja".
— Joder —dije—. ¿Y luego? ¿Qué pasó luego?
— Nada—contestó Rick—. Eso es todo.
Jimmy y yo lo miramos boquiabiertos.
— ¿Esa es toda la historia? —preguntó Jimmy.
Rick se encogió de hombros.
— Sí. Pero se han pintado un montón de cuadros sobre el tema. Venus está en todos ellos. Es hermosa, ¿verdad? Piel de porcelana y curvas estupendas. Y desnuda ella también. A su lado está su bebé llorando, con panales de cera en las manos, mientras le pican las abejas.

Historia de las abejas, de Maja Lunde (traducción del noruego de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo)

Venus y Cupido ladrón de miel (1527)*, óleo de Lucas Cranach el Viejo, expuesto en la Galería Nacional de Londres

Imagen

* Se conservan casi veinte trabajos similares de Cranach y su taller, desde la versión datada más temprana en el Palacio de Güstrow de 1527 a una en la Burrell Collection, Glasgow, datada en 1545, con las figuras en una variedad de poses y difiriendo en otros detalles.
Última edición por Gretogarbo el 07 Nov 2021 09:52, editado 1 vez en total.
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Avatar de Usuario
Velaluka
No tengo vida social
Mensajes: 1556
Registrado: 13 Dic 2009 11:09

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Velaluka »

Qué bueno, @Gretogarbo, el texto y la obra.
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

Velaluka escribió: 07 Nov 2021 09:46Qué bueno,... el texto y la obra.
El texto lo he capado un poco al principio, Velaluka, para no hacerlo excesivamente largo, pero la sustancia creo que se conserva en lo reproducido.
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 10732
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: Un fragmento literario y su representación artística

Mensaje por Gretogarbo »

Los Bonaparte hacían todo tipo de encargos, desde nata a obras de David. A David, que había halagado a Napoleón declarando que tenía una cabeza perfectamente romana, se le pidió que pintase la coronación, y se le veía todos los días en Nótre-Dame tomando apuntes y discutiendo con los obreros que intentaban reparar los estragos de la revolución y la miseria. Josefina, quien se ocupaba de las flores, no se había contentado con jarrones y arreglos. Había dibujado un plano de la ruta del palacio a la catedral, y se entregaba con tanto fervor como David a su efímera obra maestra.
La pasión, de Jeanette Winterson (traducción de Elena Rius)

La consagración de Napoleón (1805-1808), de Jacques-Louis David

Imagen
Recuento 2022
Ayer: El caballero inexistente. Italo Calvino
Cara de pan. Sara Mesa
Hoy: Piratas de Barataria 2. Marc Bourgne y Franck Bonnet
La Puerta del Sol. Fernando Fernán-Gómez
Responder