El día de hoy en un libro (II)

Noticias, curiosidades y recursos sobre la literatura y el mundo que gira a su alrededor.

Moderador: Ashling

Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Pero ni una palabra sobre Nino. Milagrosamente, el barrio no supo nada de aquella historia. Por esa misma época, Antonio me contó lo de la paliza que le había dado y cómo había enviado a Enzo a recuperar a Lila, pero solo me lo contó a mí, y estoy segura de que jamás se lo dijo a nadie más. Por lo demás, me enteré de otros detalles a través de Alfonso; tras interrogarlo con insistencia, me comentó que había sabido por Marisa que Nino se había marchado a estudiar a Milán. Gracias a ellos, el Sábado Santo, cuando me crucé por casualidad con Lila en la avenida, sentí un leve placer al pensar que yo sabía más que ella de los hechos de su vida y que de lo que sabía resultaba fácil deducir lo poco que la había favorecido quitarme a Nino.

Un mal nombre, de Elena Ferrante (traducido por Celia Filipetto)
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Por fin, otra vez con el apoyo del Rey y la oposición de Osorio y ya sin consultar siquiera con Fernández Miranda, el Sábado Santo –el día más desierto de aquellos días desiertos– legalizó el PCE. Era una bomba, y a punto estuvo de estallarle en las manos: había tomado aquella decisión salvaje porque sus triunfos le habían dotado de una confianza absoluta en sí mismo y, aunque esperaba que la sacudida en el ejército sería brutal y que habría protestas y amenazas y tal vez amagos de rebelión, la realidad superó sus peores presagios, y en algunos momentos, durante los cuatro días de locos que siguieron al Sábado Santo, Suárez quizá pensó en más de un momento que había sobrevalorado sus fuerzas y que el golpe de estado era inevitable, hasta que al quinto tradujo de nuevo en beneficio propio la catástrofe anunciada: presionó hasta el límite a Carrillo y éste consiguió que el partido renunciara públicamente a algunos de sus símbolos y aceptara todos los que el ejército consideraba amenazados con su legalización: la monarquía, la unidad de la patria y la bandera rojigualda. En ese punto acabó todo.

Anatomía de un instante, de Javier Cercas
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

A primera hora del Sábado Santo, dos días antes de la carrera, se levantó y se sentó a oscuras; buscaba el Amohnu. Estaba sentado en el borde de su cama y tenía la caja en las manos. Sacó de ella todo menos el mechero, luego metió una carta doblada.
La había escrito la noche anterior.

El puente de Clay, de Markus Zusak (traducido por Laura Martín de Dios y Laura Manero Jiménez)
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9287
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por Gretogarbo »

4 de abril, Hotel d’Angleterre.
Paseo tranquilo esta mañana por el Øresund, bajo la lluvia, con Suecia difuminada a la izquierda y Dinamarca difuminada a la derecha. El castillo de Hamlet en Elsinor asomó durante un rato, guardián de los estrechos, luego una cinta de costa con pueblos y casas como dibujos de Monopoly entre los árboles sin hojas y después Copenhague, el puerto con un tráfico muy denso y la Sirenita mojada y fría en su roca, hasta que finalmente abordamos y nos arrimamos a un muelle sobre el que se alzaba una plataforma con barandilla donde cientos de personas sonreían y agitaban las manos y levantaban carteles que decían:
Velkommen til Danmark. Velkommen Doktor Holger Hansen. Velkommen Onkel Oskar Jeg Elsker Dig, Kristin Møllerup.
El pájaro espectador, de Wallace Stegner (traducción de Fernando González Fernández-Corugedo)

Imagen
Ayer: Aranmanoth. Ana María Matute
Vinieron como golondrinas. William Maxwell
El reverso de los demás. Kaouther Adimi
Hoy: La Casa de los Deseos. Rudyard Kipling
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9287
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por Gretogarbo »

Por debajo de aquel Olimpo palermitano también los mortales de la Casa de los Salina descendían a toda prisa de las místicas esferas. Las muchachas acomodaban los pliegues de sus vestidos, intercambiaban miradas azulinas y palabras en la jerga del pensionado; hacía más de un mes —desde los “motines” del Cuatro de Abril— que, por prudencia, las habían hecho volver del convento, y ahora echaban de menos los dormitorios con doseles y la intimidad colectiva del salvatore. Los niños ya estaban peleándose por una estampa de san Francisco de Paula; el primogénito, el heredero, el duque Paolo, tenía ganas de fumar pero no se atrevía a hacerlo delante de sus padres y palpaba a través del bolsillo la paja trenzada de la pitillera; en su rostro demacrado asomaba una melancolía metafísica: el día había sido malo: Guiscardo, el alazán irlandés, no le había parecido demasiado en forma, y Fanny no había encontrado la manera (¿o las ganas?) de hacerle llegar el habitual billetito color lila.
(...)
“¿Qué estará tramando?” Porque cuando el Rey Fernando se había referido a las malas compañías del joven, a Don Fabrizio le había sentado mal, pero en realidad tenía razón. Atrapado en una red de amigos jugadores, de amigas “extraviadas”, como entonces se decía, a quienes dominaba con su sutil encanto, Tancredi había llegado al extremo de simpatizar con las “sectas”, de relacionarse con el Comité Nacional clandestino; quizá también recibía dinero de allí, como, por lo demás, lo recibía de la Caja Real. Y después del Cuatro de Abril el Príncipe había tenido que mover cielo y tierra, había tenido que enfrentarse al escepticismo de un Castelcicala y la exagerada cortesía de un Maniscalco para evitarle graves contratiempos al muchacho.
El Gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa (traducción de Ricardo Pochtar)

Imagen
Ayer: Aranmanoth. Ana María Matute
Vinieron como golondrinas. William Maxwell
El reverso de los demás. Kaouther Adimi
Hoy: La Casa de los Deseos. Rudyard Kipling
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

En la ciudad, a lo largo de marzo tuvieron lugar los torneos que culminaban en el carnaval de otoño, y en esa ocasión Carey se llevó la victoria de Grupo 1.
Cootamundra.
Octava carrera del Lunes de Pascua, en Royal Hennessey.
La competición era la Jim Pike Plate.

El puente de Clay, de Markus Zusak (traducido por Laura Martín de Dios y Laura Manero Jiménez)
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

El Lunes de Pascua, Carey apareció en la contraportada del periódico: la chica de cabello caoba, el palo de escoba del entrenador, y el caballo, castaño oscuro, entre ambos.
El titular decía «La aprendiza del maestro».

El puente de Clay, de Markus Zusak (traducido por Laura Martín de Dios y Laura Manero Jiménez)
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9287
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por Gretogarbo »

— Pasemos ahora a la noche del 5 de abril de 1966. ¿Dónde estaba esa noche, señor Salcito?
Johnny inclinó la cabeza.
— Estaba en el Kings Motel. En la autopista Van Wyck.

Muertes pequeñas, de Emma Flint (traducción de Beatriz Galán Echevarría)

Imagen
Ayer: Aranmanoth. Ana María Matute
Vinieron como golondrinas. William Maxwell
El reverso de los demás. Kaouther Adimi
Hoy: La Casa de los Deseos. Rudyard Kipling
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9287
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por Gretogarbo »

7 de abril, Havnegade, 13
¿Qué ando buscando? ¿La salud perdida? ¿La alegría perdida? ¿Una identidad fuera de sitio? ¿Trato de castigarme a mí mismo? Como forma de suicidio, Dinamarca no parece desagradable, como sanatorio podría mejorarse. O quizás los Bertelson tenían razón cuando me consideraban un aliado. Quizá sí mantengo esa idea de que este viejo país es mejor y más sencillo, pero también sabía que sería aburrido. ¿Regresaría a la vida en el Medio Oeste a la que siempre ando defendiendo frente al esnobismo de Nueva York? No por dinero. Sin embargo, aquí estamos, en Dinamarca, que no podríamos distinguir de Indiana a cincuenta pasos, y el puritano que llevo dentro no deja de querer meter las narices y de cuando en cuando se estremece con el exquisito placer del cilicio.

El pájaro espectador, de Wallace Stegner (traducción de Fernando González Fernández-Corugedo)

Imagen
Ayer: Aranmanoth. Ana María Matute
Vinieron como golondrinas. William Maxwell
El reverso de los demás. Kaouther Adimi
Hoy: La Casa de los Deseos. Rudyard Kipling
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9287
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por Gretogarbo »

— ¡Ajajá! Precisamente. ¡Mire usted: dificulto que ningún chiquillo, ni Alfonso XIII se haya visto mejor cuidado y más estimado! Romana, desde que se apoderó del pequeño, no hizo caso de mí, ni de nadie, sino de él. El niño dormía en su cuarto; ella le vestía, ella le desnudaba, ella le tenía en el regazo, ella le enseñaba a juntar las letras y ella le hacía rezar. Hasta formó resolución de testar en favor del niño... Sólo que él falleció antes que Romana; como que al rapaz le dieron las viruelas el veinte de marzo y una semana después voló a la gloria... Y Romana.... el siete de abril fue cuando la desahució el médico, y la perdí a la madrugada siguiente.
Sara y Agar, de Cuentos de amor, de Emilia Pardo Bazán

Imagen
Ayer: Aranmanoth. Ana María Matute
Vinieron como golondrinas. William Maxwell
El reverso de los demás. Kaouther Adimi
Hoy: La Casa de los Deseos. Rudyard Kipling
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9287
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por Gretogarbo »

Acababa de cumplir los cincuenta y cinco años, pues había nacido el 8 de abril de 1605, y semejaba ya un anciano decrépito. Velázquez, que lo pintaba laboriosamente, con gesto también cansado y melancólico, mejoraba su expresión, infundía algo de vida en su fatiga. Por primera vez en aquel día se sentaba a gusto. Y hacía bien, porque sus piernas,, separadas y torpes, delgadas para el corpachón que sostenían, se veían deplorables. Era un patiblando que reforzaba sus pantorrillas con algodones y tres medias para darles alguna prestancia, e invocaba frecuentemente a su santo, san Felipe Apóstol, glorioso patrón de quienes sufrían de las piernas.
Los espejos paralelos, de Néstor Luján

Imagen
Ayer: Aranmanoth. Ana María Matute
Vinieron como golondrinas. William Maxwell
El reverso de los demás. Kaouther Adimi
Hoy: La Casa de los Deseos. Rudyard Kipling
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Eso es en todo caso lo que Suárez comprendió poco a poco durante sus primeros meses de gobierno y lo que, después de superar muchas dudas, le convenció de que debía tomar la decisión de legalizar el partido comunista incluso con la oposición de los militares. Fue el 9 de abril de 1977 y fue una sacudida histórica. En los días siguientes, mientras el país empezaba a emerger de la incredulidad, el ejército estuvo al borde del golpe de estado: salvo Gutiérrez Mellado, los ministros militares del gobierno dijeron haber conocido la noticia por la prensa, el de Marina, almirante Pita Da Veiga, dimitió de su cargo, y el del Ejército, general Álvarez Arenas, convocó una reunión del Consejo Superior del Ejército en la que se oyeron insultos al gobierno y se amenazó con sacar las tropas a la calle, y de la que salió un duro comunicado de rechazo a la decisión gubernamental; toda la cólera de los militares convergió sobre el presidente (y, por defecto, sobre su vicepresidente): se repitieron amplificadas las acusaciones de perjuro y de traidor; se añadió la acusación de que los había engañado.

Anatomía de un instante, de Javier Cercas
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Los hechos no tardarían en erosionar esa triple certeza, pero ella continuó rigiendo el comportamiento de Suárez y de Carrillo durante los cuatro años en que Suárez permaneció todavía en el gobierno; nada la dotó de tanta consistencia como la forma en que por fin se produjo la legalización del partido comunista. Ocurrió el sábado 9 de abril, a poco más de un mes de la reunión entre ambos líderes, en plena desbandada de Semana Santa y después de que Suárez, sabedor de que la opinión pública había cambiado velozmente en favor de la medida que se disponía a adoptar, buscara todavía protegerse contra la cólera previsible de los militares y la ultraderecha con un dictamen jurídico de la Junta de Fiscales que abonaba la legalización; Carrillo también lo protegió, o hizo lo posible por protegerlo.

Anatomía de un instante, de Javier Cercas
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Es una opinión aceptada por muchos que el golpe empezó el 9 de abril de 1977, cuando el ejército sintió que Suárez lo había engañado legalizando el partido comunista y que había traicionado a España dando carta de naturaleza en el país a la Antiespaña.

Anatomía de un instante, de Javier Cercas
Leído: Hamlet
Leyendo: Cluny Brown
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 9287
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por Gretogarbo »

En aquella época fecunda de graves sucesos políticos, precursores de la Revolución, presencié, confundido con la turba estudiantil, el escandaloso motín de la noche de San Daniel —10 de abril del 65—, y en la Puerta del Sol me alcanzaron algunos linternazos de la Guardia Veterana, y en el año siguiente, el 22 de junio, memorable por la sublevación de los sargentos en el cuartel de San Gil, desde la casa de huéspedes, calle del Olivo, en que yo moraba con otros amigos, pude apreciar los tremendos lances de aquella luctuosa jornada. Los cañonazos atronaban el aire; venían de las calles próximas gemidos de víctimas, imprecaciones rabiosas, vapores de sangre, acentos de odio… Madrid era un infierno. A la caída de la tarde, cuando pudimos salir de casa, vimos los despojos de la hecatombe y el rastro sangriento de la revolución vencida. Como espectáculo tristísimo, el más trágico y siniestro que he visto en mi vida, mencionaré el paso de los sargentos de Artillería llevados al patíbulo en coche, de dos en dos, por la calle de Alcalá arriba, para fusilarlos en las tapias de la antigua Plaza de Toros.
Mi llegada a la Corte, de Memorias de un desmemoriado, de Benito Pérez Galdós

Imagen
Ayer: Aranmanoth. Ana María Matute
Vinieron como golondrinas. William Maxwell
El reverso de los demás. Kaouther Adimi
Hoy: La Casa de los Deseos. Rudyard Kipling
Responder