CO 18 - La balsa de Medusa

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 72211
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por lucia »

LA BALSA DE MEDUSA

Amanece un día más en esta inmensa y terrible superficie, tan cambiante y caprichosa como el viento que la azota. Ya llevamos tres días a la deriva y no hay rastro de tierra por ninguna parte. Ayer, el pequeño Ashlan no aguantó más. A pesar de los desvelos de su madre falleció de hambre y de sed. Ella no ha dejado de llorar con el niño en brazos desde entonces. Tampoco lo logrará si sigue así.
Los hombres se miran a los ojos con el terror tatuado en las pupilas. Los más débiles no llegarán a mañana. Estamos agotados tras tantas horas hacinados en esta inmensa tumba flotante. Ya ni siquiera hablamos entre nosotros. No podemos permitirnos perder una sola gota de saliva en medio de este desierto salado. Las nubes pasan de largo sin soltar una sola gota de agua dulce, aportando una sombra tamizada tan necesaria como efímera. Las observamos con resignación mientras ellas nos ignoran, intentando evitar el mareo que produce levantar la vista.
No puedo cerrar los ojos y recordar los rostros de mi gente, la razón primordial por la cual me hayo aquí ahora, intentando recoger pequeños trozos en la estela de energía de aquella promesa, pero no lo consigo. Intento no marearme, podría ser mi fin. El vómito o incluso un desmallo podrían hacer que me cayera al agua o me deshidratase. Parece que todo se conjura para que mis fuerzas flaqueen.
La costa permanece oculta tras el horizonte. Nuestro destino, esa tierra prometida en la que, dicen, todo es posible. En la que el agua potable está en cada casa, con solo abrir una llave. En la que en cada esquina tienen tiendas llenas de todo alimento que te imagines, fresco y en buen estado. En la que en cada pueblo hay médicos que te cuidan y medicinas que curan.
Han pasado meses desde que partí de la pequeña aldea en la que nací. Esa mañana el sol asomaba tras el horizonte con la promesa de un nuevo día de calor sofocante. Antes de que mis hermanos saliesen a buscar agua al pequeño pozo les hice la promesa a mi madre y a ellos de que ganaría el suficiente dinero en Europa para que pudieran viajar también o, al menos, para que sus vidas mejorasen y los chicos pudieran estudiar en lugar de pasar el día caminando sobre la tierra yerma en busca de pastos para las cabras y agua. Mis hermanos, con sus ojos grandes y oscuros, todavía velados por el sueño, me observaban con una mezcla de admiración, miedo y envidia sana; mi madre simplemente lloraba con la cara entre sus manos callosas y arrugadas. No quería perderme como a mi padre. Soy el mayor ahora y tengo la responsabilidad de cuidar de todos, pero también era consciente de que si me quedaba allí los problemas no tardarían en aparecer. Tarde o temprano los militares me reclamarían, y si me negaba a ir con ellos, mi familia sufriría las consecuencias. El país entero se ha vuelto loco en los últimos meses. Cambios violentos en el gobierno y empresas extranjeras que se instalan junto al rio y traen trabajadores y soldados de fuera. Venden prosperidad y empleo, pero en nuestra aldea todo sigue igual. La sequía, el hambre, la necesidad, la falta de un proyecto de futuro. Todos los avances parecen destinados tan solo a unos pocos. No conozco a nadie que haya conseguido trabajo en esas empresas. El único empleo que ha aumentado es el de la prostitución en las ciudades. Chicas jóvenes que se van de la aldea para no morir de hambre y se sacrifican para que el resto de su familia tenga algo que comer, para que sus hermanas menores no tengan que hacer lo mismo.
No tenía más opción que salir de allí y dejar atrás a mi familia, a mis amigos, mi pequeña casa, la que nosotros mismos habíamos levantado junto con mi padre. Le echo tanto de menos. Él habría encontrado una solución, otra distinta. Siempre lo hacía, siempre aparecía tras días o semanas con una sonrisa en el rostro, cansado y cargado de todo lo que necesitábamos: grano para moler, frutos secos, semillas e incluso alguna herramienta que nos hiciera la vida un poco más fácil… hasta que no volvió de uno de aquellos viajes. Todavía puedo ver sus manos fuertes tirando de las cuerdas que alzaban los travesaños del tejado. Todavía puedo ver sus ojos de trazos limpios y dulces mientras me hablaba de la ciudad, del trabajo, del futuro de nuestra familia lejos de aquel lugar de miseria. Esa inquietud por saber, por mejorar nuestras vidas, por viajar, se instaló en mí, en un lugar cercano al pecho. Creo que, aunque hubiera podido estudiar fuera nunca renegaría de mi país. Mi mayor ambición siempre habría sido intentar mejorar las cosas para que nadie tuviera que hacer este camino, mi camino, por desesperación, necesidad o miedo.
Nunca he sido un hombre religioso ni supersticioso, pero he de confesar que, si bien no he visto demasiadas muestras de la existencia de Dios en mi viaje, sin duda he visto pruebas más que suficientes de la existencia del infierno. La humanidad no lo es, pues entre los hombres abundan las bestias e incluso seres todavía peores, que disfrutan con el dolor ajeno, algo que, en todos los años de mi vida en las tierras áridas nunca había visto entre animales de ningún tipo. He sido testigo de atrocidades que me hacen pensar que el infierno está tras cualquier esquina, que los hombres no lo son en realidad y que el diablo campa a sus anchas en nuestro continente, o quizá, en el mundo.
A veces siento que he abandonado a mi familia entre las sombras, pero ya no hay vuelta atrás. La decisión fue tomada en su día y solo queda afrontar las consecuencias, sean cuales sean. He recorrido kilómetros y más kilómetros de polvo, sed y hambre, de abusos de todo tipo, de enfermedad e incluso de muerte. Creo que solamente la ilusión de cumplir la promesa ha empujado mis piernas para seguir adelante un paso más, y otro, hasta llegar a la penúltima frontera. Allí nos esperaba la intransigencia de un pueblo hermano que no nos aceptaba, que durante todo el trayecto atravesando su país hizo uso y abuso de nosotros de la manera más cruel e insospechada. Escupiéndonos con sus miradas furiosas, deseando que saliésemos de su territorio lo más pronto posible, vejando a mujeres y niños, tratándonos como animales e incluso peor. Nunca me habría imaginado algo así. Hombres como yo odiando sin razón, tratando a sus iguales como a una plaga que hay que erradicar, como si se tratase de ratas que les comieran el grano o el pan de sus hijos. Nunca hemos pedido nada, ni siquiera ayuda, pan o dinero, simplemente respeto y la oportunidad de ganarnos la manutención con nuestras propias manos.
Veo desconfianza y mucho miedo en el hombre. Veo que, cuanto más tiene, más inhumano se vuelve, más egoísta, más desconfiado, más temeroso, más intolerante. Además, no consigo entender la mayor parte de sus necesidades ni muchos de sus problemas. Para mí la vida siempre ha sido mucho más sencilla. Siempre ha sido una cuestión de familia, de clan, de pueblo. La búsqueda del bien común, de la felicidad compartida, de la vida sin hambre ni enfermedad, del bienestar familiar ,de la vida a través del respeto por los demás.
Tras varias semanas recorriendo esas tierras hostiles llegamos por fin al mar, a esa inmensa extensión de agua que representaba la última etapa, la culminación de nuestro viaje. El fin de un desierto de arena, calor y odio. Nadie esperaba un nuevo desierto todavía peor. Creo que tan solo unos pocos de los que esperábamos el barco sabía nadar y casi ninguno habíamos visto en mar antes. El hecho de enfrentarnos al peligro de la travesía nos creaba tal ansiedad que muchos de nosotros no éramos capaces de mantener alimento alguno en nuestro interior. Algo que ha posteriori sería fatal para muchos.
Embarcamos con esa mezcla de ilusión y miedo, en la que, en mi caso, la segunda componente ganaba por goleada a la primera. De repente la ilusión comenzaba a desvanecerse escurriéndose entre los dedos como el humo de un cigarro y dejando el mismo regusto amargo de miedo e incertidumbre. Aquellos hombres que nos trataban como a ganado no eran de fiar. Todos sabíamos eso, pero nadie quería mirar atrás, nadie quería desandar el camino y llegar de nuevo al hogar con las manos vacías. No podíamos fallarles a los nuestros, éramos su única esperanza.
Según nos iban indicando subíamos a aquella miserable barcaza aprovechando cualquier hueco de metal o madera visible para acomodarnos como buenamente podíamos… hasta que no hubo metal y madera a la vista. Tan solo una cantidad ingente de hombres, mujeres y niños apiñados con el rostro lívido por el miedo y la angustia, por la falta de espacio incluso para llenar los pulmones de aire fresco del mar sazonado de sudor, orines y heces a las pocas horas de partir. Escuchando el lamento continuo del pequeño motor que apenas era capaz de mover aquella mole de carne humana en medio de un mar picado. En medio de la noche y sin aviso previo, iluminados por la luna y las estrellas, el sonido cesó con un estertor final. Era el fin a una agonía que había durado horas y que condenaba al exhausto pasaje a deambular por aguas profundas a merced del viento y las mareas.
Con el paso de las horas se fueron abriendo huecos entre el pasaje. No podíamos permitirnos la falta de espacio ni el olor de los cadáveres de nuestros compañeros, pues ya teníamos más que suficiente con el de sus fluidos y residuos. Los dejábamos boyando a su suerte bajo un manto de luz blanquecina que forjaba destellos dorados sobre el mar, o entre la oscuridad, bajo un manto de estrellas que les alumbrara a sus almas el camino de regreso al hogar. Sus familias jamás sabrán nada de ellos, permanecán en vilo a la espera de noticias o del necesario dinero que jamás llegará, mientras sus cuerpos languidecen de hambre y angustia.
A uno de los chicos le ha parecido ver algo en el horizonte, pero nadie más lo ha corroborado. Tras la excitación inicial hemos vuelto a sentarnos, algo más cansados e incómodos. Tiempo más tarde lo hemos visto todos. Una mancha de color rojo entre el mar y el cielo. Nos hemos puesto a gritar, en pie y moviendo nuestros debilitados brazos para que nos vieran, derrochando los últimos restos de energía. Luego la mancha desapareció de nuevo. Durante un largo rato permanecimos quietos y sentados, intercambiando miradas interrogantes, suplicantes, desesperadas. Dos de los hombres ya no volvieron a levantarse. Se acurrucaron contra las paredes de la barcaza y se transformaron en estatuas de sal. Sus cuerpos palidecieron poco tiempo después, pero nadie tenía ya fuerzas para arrojarlos por la borda. Su visión era hipnótica como una visión del futuro. Entonces lo vimos. Estaba todavía muy lejos, pero reconocimos un barco gris y grande que se acercaba a nosotros. Las sonrisas afloraron a nuestros rostros, débiles como una mueca forzada, algún otro compañero se dejó llevar por el cansancio y se tumbo como pudo. Yo, sinceramente, no se que pasó. Recuerdo un zumbido, golpes y voces. Luego nada más… hasta hoy.
He abierto los ojos y la luz me ha hecho daño. No sé cuánto tiempo llevo aquí, pero sigo en el mar. El barco es rojo y no hay nadie más de mis compañeros alrededor. Entre el zumbido que resuena en mi cabeza oigo algo parecido a voces, aunque no las entiendo, ni siquiera sé si lo son. Una mujer vestida de rojo y blanco se acerca y me dice algo, lo sé porque mueve los labios, pero no lo escucho. Se lo hago saber con señas y ella afirma frunciendo el ceño y la boca. Me deja una botella de agua y se va. Bebo a sorbos pequeños. Me es imposible hacerlo de otra forma. En barco arranca los motores y me incorporo hasta apoyar la espalda contra una pared. Observo la estela que el barco dibuja en el mar pero entre la espuma y las olas distingo los restos de mis compañeros entre trozos de madera y escombro.
Un libro es un mundo por descubrir.

¿Todes? ¿Qué clase de animal son los todes?
Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Tigretón
Mensajes: 3436
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Mister_Sogad »

Buen relato, autor/a. Era fácil que un tema así se tratara en este concurso, al igual que tantos otros.

Has descrito bien lo que creo debe ser la odisea de multitud de gente que migra desesperada buscando algo mejor para sí y los suyos; algo tan simple como poder vivir con dignidad y sin penurias. Tal vez en tu relato me chirría la mente de tu prota, cuyas reflexiones parecen de un nivel que no encaja con la realidad de la que procede. Pero entiendo que el relato se prestaba a forzar un poco eso, a parte de, claro está, el que hay personas cuyo intelecto, raciocinio o como se le quiera llamar no tienen nada que ver con dónde o cómo hayan vivido.

Quizá, por poner algo más que pueda ayudar de algún modo, me hubiera gustado notar de modo más intenso las vicisitudes de tu prota, sumergirme en sus pesares y miedos.

Te deseo suerte, autor/a. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4278
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Tolomew Dewhust »

Imagen

La obra ... representa una escena del naufragio de la fragata de la marina francesa Méduse, encallada frente a la costa de Mauritania el 2 de julio de 1816. Al menos 147 personas quedaron a la deriva en una balsa construida apresuradamente, y todas ellas, salvo 15, murieron durante los 13 días que se tardó en rescatarlos. Los supervivientes debieron soportar el hambre, la deshidratación, el canibalismo y la locura.

Muy buen título, bien traído. Aludes a un hecho histórico para narrar, no aquello, sino lo que pudiera ser un rescate llevado a cabo Salvamento Marítimo en cualquiera de nuestras costas. Por ahí, perfecto, :chino:.

En cuanto al relato en sí, pues muy completo, un resumen de las vicisitudes de quien escapa de la misera buscando un futuro en el primer mundo, con final dispar para según quien. Un dramón en toda regla.

Algunas faltillas por ahí que habrán hecho las delicias del jurado, :mrgreen:...


... pero, en general, bien contado.
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4278
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Tolomew Dewhust »

Ayer trabajé de noche y estoy más espeso de lo habitual...

Quería añadir (y llevo varios intentos) dos cosas:

-Este es un claro ejemplo de lo que para mí es un relato basado en hechos reales. Te has montado tu propia película apoyándote en una obra pictórica que a su vez alude a un acontecimiento real, y nos narras las peripecias de los que a diario se juegan el tipo por llegar aquí. Aunque ya he dicho en el general que le doy poca importancia al ceñirse más o menos a la temática, en este aspecto el tuyo es de diez.

-Como dije antes, es un dramón. Casi no podría ser de otra manera, pues retratas ni más ni menos que la realidad. Ahora bien, como lector, pues prefiero encontrarme otras historias, no me importa que sean dramas (yo escribo dramones, aunque los míos suelen suceden dentro de la cabeza de los protagonistas) pero prefiero verlos salpicados de ciencia ficción, de fantasía, algo de magia... lo que sea que me recuerde que estoy ante una creación literaria y no delante del televisor viendo las noticias del mediodía.

Este último apunte obedece a gustos personalísimos que no han de importarte lo más mínimo. Con lo que sí creo que deberías quedarte es con que me parece un trabajo bastante redondo, :wink:.
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Avatar de Usuario
noramu
Dina
Mensajes: 5336
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por noramu »

Gracias, Tolo, por la imagen y la explicación de los hechos históricos.
Este relato acerca del éxodo, de la huída de la pobreza, del instinto de supervivencia, del dolor y la maldad humana, es tremendamente actual y preocupante. La historia está bien narrada, a pesar de alguna falta que aún me duele a la vista, pero para mi gusto particular es demasiado explícita. A veces lo que no se explica dice mucho. Más en un tema que vemos en las noticias a diario y ya nos podemos imaginar las imágenes con solo los titulares. Para mí el resultado es demasiado trágico como para poder disfrutar de la lectura. Pero, por supuesto, esto obedece a gustos personales.
1
Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12767
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Berlín »

Escribo este comentario sin haber leído el relato, pero es que me ha hecho mucha ilusión encontrarlo porque justo estos días he escrito y enviado uno inspirado en ese cuadro de Théodore Géricault, La balsa de la medusa. Para hacerlo me tuve que informar bastante sobre los pormenores de la historia y de cómo se pintó el cuadro y me pareció fascinante. Permíteme saludarte autor y felicitarte, sin leer aún tu cuento, por el tema elegido.

Sin duda cuando se libere del concurso lo colgaré.
1
Avatar de Usuario
Gavalia
Chucho
Mensajes: 11109
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: Barrio chino

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Gavalia »

El tema quizá este un poco manido pues no es el primer cuento a concurso que utiliza este recurso como base de partida. Lo encuentro muy bien escrito. Transmite lo que pretende y llega bien al lector. Se entiende perfectamente de principio a fin y los hechos relatados se basan en una realidad que nos afecta a todos. Aunque el tema no me entusiasma demasiado creo que te has marcado un gran relato. Saludos y suerte.
Nunca voy a la iglesia,
Pero estoy en el altar,
Si me buscas en la guerra,
Dos veces me encontrarás.
Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12767
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Berlín »

Gavalia escribió:El tema quizá este un poco manido pues no es el primer cuento a concurso que utiliza este recurso como base de partida. Lo encuentro muy bien escrito. Transmite lo que pretende y llega bien al lector. Se entiende perfectamente de principio a fin y los hechos relatados se basan en una realidad que nos afecta a todos. Aunque el tema no me entusiasma demasiado creo que te has marcado un gran relato. Saludos y suerte.
¡Uy lo que ha dicho! A topi vas.

Imagen
1
Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12767
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Berlín »

No me gusta tener que admitirlo -de hecho es posible que me salga un sarpullido- pero comparto el comentario de Tolo. Sí que me gusta que te lo hayas llevado a tu terreno, que hayas aprovechado ese momento histórico para envolver con él esto que pasa continuamente en nuestras costas y que hace que se nos encoja el corazón. Pero, pero, debo confesar -prefiero hacerlo- de que me estaba frotando las manos ante una versión tuya, a tu puta bola, de esta historia tremenda, por lo fascinante que es todo lo que la rodea. Como te había comentado, para elaborar ese relatillo del que te hablé, me fui a investigar un poquito y salí con la boca abierta por todo los detalles que rodean la pintura.
¿Sabes? Las pinturas, como no pueden hablar, gritan a través de los colores, de las expresiones, de lo grande y lo pequeño, en este caso hasta el viento habla soplando en su dirección contraria al barco salvador. Habla de la dificultad de la salvación, de la tardanza, de la desesperanza, del tiempo que tardaron en ser recogidos porque la administración francesa no hizo nada. Todo esto resultó ser un escándalo político. De hecho, el pintor, no lo hizo por encargo y era su primera obra.
Oh, luego están los detalles del "cómo". A mi se me cayó la baba al imaginarme a este pintor visitando de noche los depósitos de cadáveres para llevarse a los que más se adecuaban para formar el escenario. Sí, y de ese escenario salió el cuadro. De ahí la palidez de los retratados. En fin, hay un montón de detalles suculentos, como que unos de los que salen en el cuadro era un pintor famoso.
1
Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 2151
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por rubisco »

El relato nos sitúa ante el éxodo de uno de tantos pueblos que, en grupos amplios, atraviesan las yermas tierras de África rumbo al Mediterráneo, donde se embarcarán para llegar a Europa. Durante la travesía muchos de los emigrantes van muriendo fruto de los rigores del viaje.

El tema es muy recurrente por lo habitual y por el flujo de sensaciones que genera. Sin embargo, no hay tema manido sino originalidad de menos. En tu caso creo que te encuentras en un término medio: no has querido arriesgar con el desarrollo de la historia pero has sabido presentarla.

Sin embargo la escritura se me antoja mejorable. Más allá de las faltas de ortografía, que son cosas que se arreglan en una revisión somera (consejo: hagan una o dos revisiones antes de enviar relatos) hay cosas que me chocan más, como expresiones del estilo "la segunda componenteganaba por goleada a la primera". No sé por qué, pero esa expresión me resulta fuera de lugar y me ha sacado de la lectura en ese momento, aunque has conseguido meterme de nuevo.

Luego la relación con Medusa sí que está conseguida, y creo que eso suma mucho, sobre todo por la forma de llegar hasta ello.

El inicio no es trepidante porque la historia no lo requiere. Nos sitúas en medio de un lugar confuso, al que tardé en calificar como mar y no como desierto, pero es evidente que la historia requería tal confusión.

El desarrollo de la historia es muy largo, lo cual no es malo; suma el que lo hayas desarrollado enteramente en flash-back y resta que abarque tantas cosas que sólo buscan incrementar la carga dramática que justifica la decisión del protagonista, en lugar de darnos información paralela que nos permita hacernos más a la idea de cómo es el protagonista o de qué cosas deja atrás, por ejemplo.

(Ojo, que a lo mejor eso está respondido pero a mí no me ha quedado claro, lo que significa que me he perdido en alguna parte de la lectura.)

Tampoco veo un conflicto que determine el desarrollo de los acontecimientos, sino que me parece que la historia ya está predeterminada por el autor como si se tratara de un universo determinista. De ello deduzco que empujas al lector a entender que el conflicto es el haber tenido que decidir si se lanzaba a emigrar o no, lo cual, evidentemente, caza mucho con la historia. Me parece una medida bien tomada si querías ser conservador y no cometer errores en el desarrollo de la historia.

Toda la historia es predecible porque todos conocemos o imaginamos lo que sucede en zonas de conflicto, por tanto lo único que puede hacer sorpresiva la historia es el final, al cual nos llevas sin dificultad. Y ese final nos da lo que ha prometido: la aparición de Medusa; con una interpretación muy particular, por tu parte, pero que evidentemente resulta estupenda para la historia en sí. De hecho la mención a la estatua de sal me ha parecido el momento más tétrico e impactante del relato.

El protagonista es algo plano, a mi parecer. Cuenta todo de una forma parsimoniosa y neutra, como si no quisiera dar lástima, pero creo que eso quita algo de fuerza a la historia.

El elemento diferenciador de la historia está en el título y en lo que promete. Y lo cumples, quizá con alguna dificultad en algunos momentos, pero manteniendo la fuerza allá donde la historia lo requiere y, en especial, en el final.

Me atrevo a decir que es de lo mejorcito de esta edición, algo complicado porque el nivel siempre está muy alto.
69
Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 16783
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Megan »

Autor/a, una historia muy triste,
que lamentablemente es muy actual.
La contaste de forma impecable y le pusiste
un nombre inmejorable. En fin, creo que todo
está muy correcto, no tengo nada negativo
para decirte. Anécdota de todos los días,
narración impecable, nombre perfecto.
Imagino que detrás de este relato hay uno de
los grandes pesos pesados del foro.
Seguramente vas a estar muy arriba en mis puntos.

Suerte y gracias por compartirlo :D
Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Topito »

Bien escrito y currado. Sin embargo, me falta algo en él para que me llame la atención, para que destaque. Sí, soy un insensible, pero las noticias me han hecho así. Llegamos a estar tan saturados con este tema que al final nos volvemos fríos. Me pasa lo mismo con el tema catalán, que llega un momento que se habla del tema en la tele (ya en los círculos de amistad, trabajo, universidad, etc, se dejó de hablar de lo cansino que nos parecía el tema) y uno desconecta. Para que me toques la membrana sensible —y no me refiero a la de abajo— necesitaría que me hubieras dado un punto de vista distinto a los que ya estamos acostumbrados. No digo "original", sino un ángulo de cámara diferente.

No obstante, calidad tienes, y eso tendrá recompensa en los votos eurovisivos.
1
Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 2151
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por rubisco »

Vuelvo por aquí para reiterar que está en dura pugna con el hombre que perdió aquello por el primer puesto :alegria: .
69
Avatar de Usuario
Rey Tomate
Lector ocasional
Mensajes: 55
Registrado: 04 Oct 2018 19:22

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Rey Tomate »

No termino de verlo. Me gusta el título, y creo que deberías haber tirado más por ahí, por la historia original, por el tema de la locura de los que viajaban a bordo de aquella nave... el canibalismo. Uff... eso hubiera estado genial.

Tu prota podría haberse vuelto loco, hablar con los muertos que le rodeaban, habérselos comido, vomitado, vueltos a comer. Podría haber mantenido relaciones sexuales con los cadáveres...

Lo que quiero decir es que tengo la impresión de que partías de un hecho potente que daba muchísimo juego, y que has tirado por el dramatismo plano, sin matices, y sin esquinas, sin saltos de guión, sin romper en ningún momento. Eché en falta algo más de literatura y un tanto menos de realidad.

Está bien, solo que daba para más.

No me lo tengas en cuenta, soy un tomate.
No me ralles.
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4278
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CO 18 - La balsa de Medusa

Mensaje por Tolomew Dewhust »

Rey Tomate escribió:Tu prota podría haberse vuelto loco, hablar con los muertos que le rodeaban, habérselos comido, vomitado, vueltos a comer. Podría haber mantenido relaciones sexuales con los cadáveres...


No me lo tengas en cuenta, soy un tomate.
:dragon:.
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Responder