CO 18 - Fuimos de fiesta y... -Sinkim (Mención Jurado)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 72211
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CO 18 - Fuimos de fiesta y... -Sinkim (Mención Jurado)

Mensaje por lucia »

Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

El sol del verano golpeaba inmisericorde el tendido de la plaza de toros de San Sebastián, ajeno, por completo, a la exultante alegría de los allí reunidos.
Aunque las faenas del madrileño Tomás Alarcón, 'Mazzantinito', y del bilbaíno José Muñagorri habían sido aburridas y deslucidas nadie parecía muy afectado por ello. La gente no había ido a verlos a ellos sino a presenciar el duelo definitivo, el enfrentamiento entre Hurón y César. El primero un toro de cinco años, cárdeno oscuro, con trapio y bien armado; el segundo un tigre de Bengala (por mucho que lo estuvieran vendiendo como un tigre africano) de doscientos quilos, cuya agilidad y fuerte musculatura prometían ponérselo muy difícil a la casi media tonelada de Hurón.
San Sebastián llevaba meses cubierta de carteles en los que, junto a la ilustración de un toro y un tigre encerrados en una jaula, se podía leer: «24 de julio de 1904 en la plaza del Chofre. Nunca se ha visto un combate igual en una plaza de toros.» Los periódicos no dejaban de anunciar el evento: «Mañana tendrá lugar en la plaza de toros el sugestionador, atrayente y esperado espectáculo de la lucha del tigre y el toro.»
El acto había alcanzado tanta notoriedad que el coso se encontraba a rebosar, incluyendo la presencia de más de tres mil franceses y espectadores de todas partes del mundo, hasta del otro lado del charco.
A la hora indicada una gran jaula metálica de veinte metros de diámetro, diseñada por los afamados ingenieros, señores Sarasola y Carrasco, fue instalada en el centro del ruedo. El público comenzó a hervir de emoción al ver como se acercaba el momento que todos estaban esperando desde hace tanto tiempo.
Rara era la persona que, antes de empezar la corrida, no había pasado por chiqueros para ver al gran felino o, por lo menos, intentarlo, porque todo el mundo había tenido la misma idea y era harto complicado poder ver algo. Los que llegaban a verlo no dudaban en confirmar que Mr. Ramband, el comerciante de fieras marsellés que lo había vendido por siete mil francos, tenía razón cuando afirmaba que no se podía encontrar un animal más fiero, salvaje y peligroso que César.
Daban las siete de la tarde cuando las bestias fueron trasladadas a la jaula entre los gritos enfervorizados de la multitud.
Una vez cara a cara los animales se mostraron tímidos y asustados, para gran decepción de un público que estaba esperando ver sangre. Hurón fue el primero en reaccionar y lanzarse al ataque sobre un desorientado César que daba vueltas por la jaula intentando esquivar los cuernos y pezuñas de su adversario. Desgraciadamente, una jaula no es como la selva y en una de sus embestidas acabó por empitonar al felino y tras zarandearlo logró derribarlo. El tigre intento defenderse como pudo, mordiendo y arañando con sus garras la dura piel de astado, hasta que le acertó en el hocico y el dolor le hizo recular permitiendo a su rival levantarse.
El gentío chillaba extasiado mientras las apuestas volaban por la plaza, la mayoría de los franceses habían puesto sus esperanzas en César y no se veían demasiado felices con la forma en que se estaba desarrollando la pugna.
Tras el primer intercambio de sangre los animales se volvieron aún más precavidos. Hurón, desafiante, tomó el control del centro de la jaula, mugiendo y escarbando la arena, dudando si atacar a ese extraño animal que no había visto nunca y que le había hecho sangrar. El felinoHur, asustado y malherido, se limitaba a merodear por el perímetro del vallado buscando una salida, pero sin apartar la vista de su adversario.
Los asistentes, nada conformes con esa actitud, comenzaron a abuchear, habían ido a ver una muerte y no se iban a conformar con menos. Al final, los empleados de la plaza optaron por pinchar y azuzar con picas y cohetes a los animales para forzarlos a pelear.
Hurón volvió a embestir a César consiguiendo herirle en una de sus patas con sus cuernos, pero, cuando ya todo parecía acabado para el felino, éste se revolvió con fiereza y en un ataque desesperado saltó y le clavó sus afilados colmillos en el cuello.
El bramido de dolor se oyó en toda la plaza, logrando acallar al respetable por primera vez en toda la tarde. Sobreponiéndose al dolor, y en una demostración de bravura y poderío nunca vista, logró sacudirse a César que voló por el aire hasta estrellarse con fuerza contra una de las puertas de la jaula. Aprovechando de la indefensión del tigre el astado realizó una nueva embestida destinada a ser la última. La potencia del impacto fue tan brutal que, de repente, la puerta cedió y ambas bestias se encontraron libres.
La multitud no tardó nada en comprender el peligro en que se encontraba, pues, aunque un toro rara vez salta las barreras, un tigre, con su agilidad, no tendría ningún problema en franquearlas.
En un momento, la euforia de la fiesta se tornó en pánico desatado. En el tendido la gente corría despavorida intentando alejarse de los animales y escapar de la plaza. Las mujeres y los niños tropezaban mientras los demás les pasaban por encima, perdida ya toda muestra de civismo y principios.
Los animales mientras tanto permanecían indecisos en el centro de la plaza sin saber que hacer y asustados ante tanto movimiento y barullo.
Algunos toreros y novilleros saltaron al ruedo con capotes para distraer a Hurón y conducirlo de nuevo a la jaula o al redil.
Por si el caos reinante no fuera suficiente, entraron en acción los migueletes, el cuerpo de milicia compuesto por voluntarios y mercenarios, al servicio del estado, que velaban por la seguridad del espectáculo. Ante el pánico dominante no tuvieron mejor idea que desenfundar sus pistolas y fusiles Maüsser y tratar de abatir al felino que yacía herido junto a la puerta de la jaula. Al ver lo que ocurría, varios espectadores sacaron sus pistolas y empezaron a disparar en un intento de ayudar. Por desgracia, nadie tuvo en cuenta el rebote de las balas y más aún las de los fusiles Maüsser con su gran potencia y en un espacio tan reducido. Debido a la precipitación y el nerviosismo muchas balas erraron su destino y tras rebotar en el suelo siguieron su curso hacia el tendido donde las personas aún intentaba abandonar el recinto.
Como resultado de tal esperpento, Juan Pedro Lizarriturry resultó muerto y dieciocho personas fueron heridas de diversa gravedad, incluyendo varios niños.
Como diría El Correo de Guipúzcoa en su página de portada: «Fuimos de fiesta y volvimos de entierro».
Un libro es un mundo por descubrir.

¿Todes? ¿Qué clase de animal son los todes?
Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Tigretón
Mensajes: 3436
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Mister_Sogad »

¡Qué interesante tu relato, autor/a! Y esto que digo, teniendo en cuenta la temática del concurso es destacable.

Me ha gustado cómo has contado tu historia y me ha resultado una lectura fluída. No he sentido necesidad de abandonar tu texto en ningún momento, es decir, no ha sido una lectura aburrida sin importar que la historia en sí no tuviera apenas sorpresas (pero esto es normal en la temática del concurso, según lo que se elija).

Por otro lado, sin detenerte a realizar descripciones tediosas o extensas has conseguido que me imaginase cada escena y eso es un buen trabajo de tu parte.

Te deseo suerte, autor/a. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4278
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Tolomew Dewhust »

Imagen

:shock:

La historia es buena, eh. ¡Un tigre y un toro dándose bocaos a brazo partío!
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4278
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Tolomew Dewhust »

Aunque me ha resultado súper interesante de leer, como relato no termino de verlo, por aquello que comentaba en otro sitio de tener la sensación de estar leyendo una noticia con otras palabras (las tuyas), más que una creación literaria.

Sin embargo y aunque parezca contradictorio, a la hora de puntuar me ceñiré a si me entretuvo o no lo que leí, y, en tu caso, me he entretenido bastante, o bastante_mucho, :wink:.
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Avatar de Usuario
noramu
Dina
Mensajes: 5336
Registrado: 06 Oct 2011 11:32

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por noramu »

Coincido un poco con Tolo. Me parece más una crónica que un relato. Eso sí. Una crónica bien redactada y entretenida.
1
Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 5027
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por prófugo »

Opino igual que Nora y Tolo.

Sí..es una crónica interesante...con ese morbo de saber cuál de las "dos bestias" ganaría la pelea.

Evidentemente, las bestias no eran ni el toro ni el tigre...sino los humanos que hicieron posible este evento..y luego sus reacciones por el miedo que tuvieron al ver que podían ser atacados.

Espero que después de esas muertes..dejaran de empuñar armas durante un buen tiempo y no se les volviera a ocurrir elaborar un "cartel" parecido en esa plaza de toros.

Un abrazo :60:
1
Avatar de Usuario
Gavalia
Chucho
Mensajes: 11109
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: Barrio chino

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Gavalia »

Mira que somos bestias los humanos. Me ha sorprendido la realidad que sustenta este trabajo pues supera la ficción, pensaba que esto era cosa de romanos.
Personalmente yo lo hubiera novelado algo más para quitar esa sensación de estar leyendo una noticia o una crónica periodística. La redacción me parece correcta pues se lee bien y se entiende sin problemas.
Lo dicho, le falta desarrollo literario. Saludos y suerte.
Nunca voy a la iglesia,
Pero estoy en el altar,
Si me buscas en la guerra,
Dos veces me encontrarás.
Avatar de Usuario
Gavalia
Chucho
Mensajes: 11109
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: Barrio chino

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Gavalia »

Por cierto, más fiel a la realidad no puede ser, así que en consecuencia es algo que consideraré seriamente a la hora de puntuar.
Nunca voy a la iglesia,
Pero estoy en el altar,
Si me buscas en la guerra,
Dos veces me encontrarás.
Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 2151
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por rubisco »

Un toro y un tigre. ¿Qué puede salir mal? La historia, contada mezclando la narración novelística y la crónica, nos lleva a un ruedo en el que la innovación se convierte en desastre por la falta de previsión y el concurso de pistoleros improvisados.

La historia encaja perfectamente con la temática y está muy bien narrada, pero me parece que el formato de crónica le quita la expresividad y hace que el relato quede poco dramático. Creo que un relato como éste merecía que el lector lo viviera en primera persona, o bien acompañando la narración de un protagonista en lugar de hacer una visión desde el aire.

El inicio arranca muy bien. Se habla del hastío del público y de una gran expectativa, lo que promete que vendrá algo de movimiento. El lenguaje usado es muy bueno, hasta el punto de que imita el de la prensa de la época.

Creo que el relato se desarrolla en el momento adecuado y gana ritmo a base de generar más expectación.

El final, sin embargo, me deja algo frío. Hasta este punto la crónica funcionaba muy bien, pero la falta de un punto de vista más pasional, o al menos un punto de vista más cercano, hace que quede más como una anécdota que como un verdadero drama. En mi opinión, aquí se desinfla de forma imperdonable. Me gusta evaluar la caracterización de los personajes, su credibilidad y su lenguaje, pero al no haber ningún personaje que tenga una preponderancia, más allá del tigre y del toro, que son meramente reactivos, me quedo sin poder valorar esta parte.

La historia es impactante. No la conocía, y a raíz del relato la he buscado. Con esa búsqueda he descubierto que la redacción es muy similar a los extractos de la época, lo que me hace preguntarme si el relato es realmente una reinterpretación de un hecho real o sólo una reescritura. En mi opinión hubiera sido más interesante plantear una historia alrededor de esta historia en vez de, simplemente, narrarla.
69
Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12767
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Berlín »

La noticia ya la conocía, además Hemingway la menciona de pasada en ese relato suyo o novela corta "Muerte en la tarde", donde habla sobre el mundo del toreo. Él era un gran aficionado a este "arte".

Dicho esto creo que debo decir que el relato me parece casi un calco de la noticia. Los he leído de manera simultanea, tu relato y la noticia y he visto que te has limitado a cambiar las palabras de las frases, incluso el título lo has sacado del enunciado de un periódico.

Noticia: Hurón“, cárdeno oscuro, con trapío y bien armado.
Tuyo: El primero un toro de cinco años, cárdeno oscuro, con trapio y bien armado.
Noticia: En el centro del ruedo se montó una robusta jaula de barrotes con sus buenos veinte metros de diámetro, que construyeron los afamados ingenieros –eso comentaban los periódicos– señores Sarasola y Carrasco.
Tuyo: A la hora indicada una gran jaula metálica de veinte metros de diámetro, diseñada por los afamados ingenieros, señores Sarasola y Carrasco, fue instalada en el centro del ruedo.
Noticia: El tigre venía conducido por Mr. Ramband, comerciante de fieras marsellés, que lo vendió por 7.000 francos, garantizando su poder y ferocidad.
Tuyo: Los que llegaban a verlo no dudaban en confirmar que Mr. Ramband, el comerciante de fieras marsellés que lo había vendido por siete mil francos, tenía razón cuando afirmaba que no se podía encontrar un animal más fiero.

Y el resto sigue la misma linea. En fin, ya sé que está basado en hechos reales, pero podías haber arriesgado un poco, no sé, meter algo de tu propia cosecha. Mira, si me hubiera dado a mi por escoger esta noticia, creo que me hubiera montado el final de otro modo. Por ejemplo, cuando va llegando el final aparecen unos platillos volantes que achicharran a los espectadores y los dejan más tiesos que la mojama. :twisted:

Suerte.
1
Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4278
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Tolomew Dewhust »

Imagen
Por ti yo ando este camino aunque pierda la cabeza.
Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 2151
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por rubisco »

Tolomew Dewhust escribió:Imagen
Un gato disfrazado.
69
Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 16783
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Megan »

Autor/a, qué anécdota nos contaste.
Creí que ya nada me sorprendería de los humanos, sin duda
las bestias estaban en las gradas y los pobres indefensos
en la jaula, sin entender qué hacían allí, es un horror.
Está muy bien narrado, me gusta mucho, pero (mala palabra)
quizá hubiera sido bueno que le dieras algo más de historia tuya.


Suerte y gracias por compartirlo :D
Avatar de Usuario
Edgardo Benitez
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 778
Registrado: 12 Feb 2017 14:10
Ubicación: El Salvador
Contactar:

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Edgardo Benitez »

Desconozco los eventos reales que nos cuentas pero quedo al tanto de lo ocurrido ese día.
1
Avatar de Usuario
Rey Tomate
Lector ocasional
Mensajes: 55
Registrado: 04 Oct 2018 19:22

Re: CO 18 - Fuimos de fiesta y volvimos de entierro

Mensaje por Rey Tomate »

Una de las historias que más me gustan del concurso. Creo que a todos nos llama mucho la atención que cerca nuestra y hace tan poquísimo tiempo se celebraran espectáculos dignos del circo romano.

Ahora bien, lo tenías que haber explotado de otro modo, :wink:. Tal vez a través de la voz de un chiquillo (ahora anciano) que acudió junto a su padre al evento, resultando precisamente su progenitor muerto o herido de gravedad como resultado de una bala o una cornada del toro, reservando esto para el remate final.

No sé, otro ángulo, otro giro final.
No me ralles.
Responder