CP XIV - Prunus dulcis - Ginebra (2º Popular)

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 10771
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

CP XIV - Prunus dulcis - Ginebra (2º Popular)

Mensaje por kassiopea » 18 Abr 2019 15:09

Prunus dulcis



Liberación. Abril 2016
El aire huele a primavera, entra por las puertas de la casa y revoletea en el ánimo de los adultos que, con gozo, se resisten a finalizar el animado almuerzo familiar. Los niños hacen lo que mejor se les da, trepar y brincar al aire libre. Ana, Sergio y Miguel juegan a piratas, han visto las aventuras del capitán Sparrow y cada uno representa su papel. Ana decide subirse al almendro para avistar el horizonte de un mar imaginario, mientras Sergio y Miguel buscan tesoros escondidos. Para su sorpresa, encuentran uno bajo el mismo árbol, pero Ana no se entera, se halla absorta en la contemplación de un hecho muy curioso: hay una única rama florecida, las demás ya lucen un verde brillante, nuevo, adelanto del fruto que crece en su interior. Los rayos del sol, como criaturas curiosas, se detienen sobre los pequeños pétalos, donde parece anidar una primavera perpetua. Cuando al fin se decide a bajar y contarles su descubrimiento, los chicos miran fascinados una caja de metal oxidada, parecida a aquellas donde su bisabuela Aurora guardaba las galletas de la merienda. Mila, la madre de Ana, los sorprende intentando abrir “el cofre del tesoro”, como ellos anuncian excitados. Una media hora más tarde, toda la familia se encuentra en la casa observando boquiabiertos el contenido de semejante hallazgo. Todos menos Ana, que no se puede quitar de la cabeza aquella rama llena de flores. Sin embargo, una quietud impropia, casi solemne, capta la atención de la pequeña, que cambia el ceño fruncido por una expresión de asombro. Han conseguido abrir la caja y a su abuela, Elvira, le ha cambiado el color del rostro, está completamente gris.
-Entonces era verdad- balbucea ausente.
Elvira, una vez recuperado el color y la compostura que la caracterizan, llama a sus hermanos por teléfono y se encierra en su habitación. Ella, mujer racional y práctica, no cree en tonterías de karmas y esas cosas tan antiguas como modernas. Sin embargo, los hechos parecen corroborar aquellas historias que se contaban cuando era joven.
Como siempre que se encuentra en una encrucijada, toma lápiz y papel y empieza a dibujar esquemas. Finas líneas que, mediante una mente intangible y universal, la van guiando hasta formar el esbozo de una vida, la de su madre, Aurora. Ahora sí que cobran sentido aquellas palabras que tomó como síntoma de demencia. “No, son cinco”, le decía a la enfermera cuando esta le anunciaba la visita de sus cuatro hijos.
Al cabo de un rato, Mila llama a la puerta. Encuentra a su madre mirando el contenido de la caja: un vestidito de bautizo sin encajes, un sonajero de metal, un cochecito de madera, la foto recortada de un niño. En el reverso, un nombre, Fermín, y una fecha, 1948-1951.
Mila se sienta frente a su madre y le dice:
-Mamá, ¿sabes algo de todo esto?
-No, todavía no, pero creo que empiezo a comprender. En el pueblo se escuchaban cosas… habladurías; nunca las tomé en cuenta, pensé que era la envidia, la verdad.
-Sí, yo también escuché alguna cosa… y parece que algo de verdad había. ¿Sabes en qué se ha fijado Ana?- pregunta Mila volviendo al presente-. La rama del almendro que siempre está en flor. Casi no ha echado cuentas de la caja.
-Esa diablilla es lista como una mala cosa- contesta Elvira sonriendo.
-Una vez le pregunté a la abuela, mamá. No entendía que siempre brotaran.- dice Mila mirando de nuevo al pasado-. Me dijo “el amor no conoce la muerte”. No lo entendí, pero la expresión de su rostro me impresionó tanto que no volví a sacar el tema.
-Yo nunca lo hice. Creo que me daba miedo- susurró Elvira perdida en una marea de emociones.

Desolación. Julio 1947-1951
Los padres de Aurora regentaban la única tienda del pueblo. Durante la guerra lo habían pasado mal, como todos, pero habían logrado salir adelante. Después de dos varones, su madre volcó en ella sus sueños incumplidos. La educó para convertirla en una señorita pensando en casarla con algún rico hacendado, que le diera muchos nietos y, sobre todo, una posición más alta en el escalafón social.
Aquel mes de julio de 1947 sus sueños se hicieron añicos. Aurora preñada como una perra. Tanta educación, tanta clase, tantas aspiraciones pisoteadas por la rebeldía de su única hija, en la que había depositado sus esperanzas. La rabia la descompuso. A todos.
Aurora, la dulce y alegre Aurora, pagó cara su audacia. El muchacho que ella creía amar desapareció para no volver. Pero lo peor fue que le arrebataran al pequeño. El día que lo entregaron a la muchacha que los ayudaba en casa, urdiendo un engaño que no la señalara como una perdida, creyó morir. “Es lo mejor”, repetían. “Tu honra queda intacta, aún te podrás casar si engañamos a algún pobre infeliz”, le repetían.
Al final, ver crecer a su hijo en la distancia, le dio algo de paz. Sin embargo, la noche que unas fiebres se lo llevaron, se volvió loca. Dolor. Vacío. Desolación. Ira. Era tan agudo el sufrimiento que se quedó sin voz. Ahogó sus gritos en el silencio. Doblada, rota, muerta. Ni siquiera pudo ir al entierro. Ni tan solo llegó a conocer su tumba. Tampoco lo hubieran permitido. Se perdió, se alejó del mundo en un intento del cuerpo, que no del alma, por sobrevivir.
Así pasaron meses hasta que una mañana de domingo, cuando todos estaban en misa, vio venir a lo lejos a la muchacha. Parecía un saco de pellejos, calcomanía de sí misma, acertó a pensar. Traía algo en un hatillo. Se acercó lentamente y, sin decir palabra, le entregó una caja metálica. Se fue sin mirar atrás. No la volvió a ver. No se dio cuenta de sus lágrimas hasta que las gotas cayeron sobre aquella foto. Al escuchar las campanas de la iglesia, decidió guardar su tesoro en algún lugar donde siempre lo tuviera presente. No quería que le arrebataran lo único que le quedaba de su hijo. Otra vez no. Eligió el almendro, visible desde la cocina y desde la habitación. Aquella primavera el arbolillo floreció y un ligero cosquilleo le embargó el ánimo. Se quedó embobada cuando los primeros pétalos empezaron a desprenderse y a hacer cabriolas en el aire hasta aposentarse, lentamente, en el suelo mullido de hierba. Era tan hermoso. Cayeron todas las flores, pero en una de las ramas más altas volvieron a nacer. Y a caer y a brotar de nuevo, y algo, muy leve al principio, fue cambiando en ella. Nunca desenterró la caja ni volvió a mirar la foto. No le hacía falta.

Justicia. 1954 - 1965
El pobre infeliz que se enamoró de Aurora fue el hijo de la estanquera, Agustín, viudo aún siendo tan joven. No le importaron los rumores, ni ese halo de ausencia que la envolvía. Al contrario, sentía una extraña complicidad fruto del infortunio que, intuía, les había tocado vivir. Su boda fue un acto simple, sin ceremonia ni algarabías. Se quedaron en la casa, las manos de Agustín les permitirían ahorrarse un trabajador. Cabían todos sin molestarse.
Fueron felices. Se esforzaron y bien es sabido que cuando se pone intención en un deseo…. Aurora volcó todo el amor guardado en la familia que creó: dio a luz a cuatro hijos. Y, como si de un ciclo de muerte y resurrección se tratara, con cada nacimiento, un miembro de su antigua familia moría. Con Elvira, la primera, su madre; con el segundo, Javier, su hermano mayor; con el tercero, Antonio. Cuando quedó encinta de su cuarto y último hijo su padre se sumió en una melancolía que, inexorable, lo llevó a la tumba. No les lloró. A ninguno. Sólo los perdonó cuando los tuvo enterrados a todos. Y reformó y limpió, limpió, limpió… creía que volvería a enloquecer, tal era el anhelo por transformar ese espacio que ahora era suyo en un hogar verdadero.
Fueron felices. Sólo a veces, Aurora, cuando miraba el almendro, parecía alejarse del mundo. Y si cerraba los ojos y la sorprendían, decía, con la mirada entelada, que el aroma de las flores le recordaba que el amor nunca muere. Agustín entendía sin saber.
Se fue de este mundo tranquila, dando gracias por haber tenido una segunda oportunidad. Sin embargo, algo muy precioso quedó bajo el almendro.

Futuro. Abril 2016
Ha pasado casi un mes desde el descubrimiento y la cajita de metal con todas sus posesiones dentro, envuelta en una tela blanca de encaje, descansa en la tumba de Aurora. En la lápida, a sugerencia de la pequeña Ana, se han plasmado unas delicadas flores de almendro.
Esa mañana el aire sabe a primavera, entra por las puertas de la casa y revoletea en el ánimo de adultos y pequeños que, con gozo, celebran la vida. Ana está fuera, mirando ensimismada el almendro. Mila sale a su encuentro y la pequeña, al oír sus pasos, sin girarse le dice muy seria:
-Mamá, por fin las flores están cayendo. Es magia, ¿verdad?
-Sí, es magia- contesta Mila, sintiendo la enorme belleza que encierra la fugacidad de la vida.
No volverán a brotar hasta la próxima primavera.
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3317
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En el lado oscuro de la risa (D.D)

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Iliria » 22 Abr 2019 21:04

Autor/a, encuentro que has sabido llevar muy bien este relato. Tiene una trama sencilla, diría que casi cotidiana, pero has sabido darle un muy buen toque de interés con esa rama florecida. Estupendo :wink:
Una historia tierna, emotiva y muy bien narrada. A pruna no sé, pero sí destila un suave y sinestésico aroma a melocotón (incluso me ha parecido percibirlo mientras lo leía)... :cunao:

Otro relato a tener en cuenta a la hora de puntuar :lista:

Gracias por compartirlo :60:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Mister_Sogad » 23 Abr 2019 15:07

Bonita historia la tuya, autor/a! Sabes? No es fácil que me asalte esa sensación como de erizarse los pelillos de la nuca pero tú lo has logrado. Me gusta tu historia, con ese regusto de almendra amarga, esa que, sin embargo, saboreo con delicadeza. Por otro lado, hay ocasiones en que la historia se traga otras cosas que yo suelo destacar de un relato (porque son de mi gusto), como las imágenes y escenas que se puedan transmitir a partir de un texto. En tu relato las imágenes sólo aparecen en mi mente por la fuerza de querer yo que asomen, o esa es mi impresión. Perdóname pues puede ser que esto solo sea cosa mía. Sea como sea, es algo negativo? No, claro que no, y menos si la historia es buena. No se necesitan todas las partes para que el todo permanezca.

Suerte primaveral. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1839
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por rubisco » 23 Abr 2019 19:21

Hola, autor. Hola, autora :hola: :

Siendo el prunus dulcis el nombre científico del almendrus sabrosus era de esperar un relato de aroma amargo y sabor dulce, como este que nos has brindado.

Después de una lectura somera y otra más profunda puedo comentarte qué cosas me han gustado menos. Para empezar te diré que el relato me parece poco ambicioso. Me explico: creo que un relato no es del todo redondo si no genera un impacto, si no deja al lector reflexionando, y si bien el argumento está bien hilvanado y conduce a un giro sorprendente, creo que estabas en condiciones de tratar de meter algo más que sirviera como poso filosófico con el que golpear en el alma al lector. Conmigo, al menos, no lo has conseguido. Te reto a que lo logres en el siguiente relato :malandrin: .

Me ha gustado que titularas cada salto en el tiempo, ayudando así al lector, pero me temo que en este caso juegas con fuego porque corres el riesgo de que un título falle respecto de su contenido. Por ejemplo, el tercer bloque se titula “karma”; yo me esperaba que el karma recayera sobre el joputa que dejó preñada a Aurora, pero no. ¿Debo entender que el karma es con cada uno de los familiares que van muriendo, esos familiares que la obligaron a despojarse de aquel primer bebé? Porque en ese caso el término karma lo veo un pelín pillado por los pelos :dragon: .

Pasemos a las cosas buenas, que tiene muchas. Me gusta el estilo que has usado, muy en la línea de la crónica. Creo que le viene al relato como anillo al dedo, lo has sabido enfocar y lo has bordado.

También creo que el número de personajes es perfecto (no hacen falta más ni le sobra ninguno) y las características de éstos son acordes a lo que se espera de ellos. Hubiera querido saber algo más de cada uno de ellos, pero no era trascendente y suelo criticar que se den detalles innecesariamente sobrantes, por lo que ese aspecto es positivo, en mi opinión.

La estructura también es original. Empiezas en el presente, das un gran salto hacia el pasado y comienzas a acercarte de nuevo poco a poco, construyendo la historia, hasta que todo acaba cobrando sentido y hasta que las piezas terminan de encajar.

Creo que es un relato de los que llamo redondo, aunque tiene pequeñas aristas que faltan para terminar de rematarlo. Es un muy buen trabajo, debes estar orgulloso u orgullosa de él y puedes tener la completa seguridad de que estarás arriba en el conjunto de votaciones.

Gracias por compartirlo y mucha suerte :60: .
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

lunaroja
Lector ocasional
Mensajes: 49
Registrado: 23 Mar 2018 20:47
Contactar:

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por lunaroja » 23 Abr 2019 20:44

Un relato emocionante!
Muy hermoso, muy visual. Me ha encantado el enfoque que le has dado con el cambio de los tiempos, sin extenderte demasiado en explicaciones y detalles. Creo que eso es lo que le imprime ritmo a tu historia tan tierna.
Un círculo vital que se cierra. Una especie de árbol genealógico donde los secretos y los mandatos heredados se resaltan como en todas las historias cotidianas. Arrastramos patrones heredados,secretos de familia etc.
Muy bello.
Muchísima suerte!

Avatar de Usuario
ACLIAMANTA
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 539
Registrado: 29 Oct 2014 13:01

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por ACLIAMANTA » 25 Abr 2019 00:10

La idea central no es la más novedosa, pero la forma en que está tejido y escrito el relato es preciosa.

El lector se va adentrando y va participando del dolor, el rencor y la resignación que destila la historia y al final también él queda atrapado entre la nostalgia y la esperanza de un nuevo florecer.

Me encantó el título.

Suerte para el autor!
Para cuando me ves tengo compuesto,
de un poco antes de esta venturanza
un gesto favorable de bonanza
que no es, amor, mi verdadero gesto.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12725
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Berlín » 27 Abr 2019 10:28

Liberación, desolación, justicia, futuro.

Bueno, las mujeres siempre lo han tenido difícil (yo no cuento porque soy del género de los mininos), antes y ahora, pero quien dijo miedo? Me gusta mucho que lo hayas dividido en capítulos y los nombres son los que le corresponden, pero justicia, justicia, psss, justicia se hubiera hecho si al desalmado que huyó tras embarazar a la chica le hubiera caído la rama de almendro y le hubiera entrado por la boca (no me preguntes cómo) y le hubiera salido por el culo, clavándolo así a la tierra. Pero eran otros tiempos, en fin.

La rama de almendro que nunca se despoja de sus flores porque abajo duerme un niño. Me encanta la idea, aunque tal vez no me ha impactado mucho cómo está escrito, pero no está nada mal, en serio, aunque tal vez yo le hubiera dado la vuelta a alguna frase que no me acaba de rodar por la lengua, como esta por ejemplo:
El muchacho que ella creía amar desapareció para no volver. ¿Ella creía amarlo o ella pensó que él la amaba?

Suerte, autor, autora.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 15457
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Megan » 27 Abr 2019 23:18

Autor/a, ¡qué bonito relato nos regalaste! :60:
Porque no se necesita de una historia compleja para hacer que uno goce leyendo,
al contrario tu historia es sencilla, pero tan dulce, tierna y emotiva que la leí tres veces.
Sólo por sentir esa ternura que desprende cada frase que escriste.
Verdaderamente hermoso, ya te estoy viendo en el podio, al menos para mí.

Suerte y gracias por compartirlo :D

Avatar de Usuario
raumat
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 318
Registrado: 20 Feb 2015 19:56
Ubicación: Castellón

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por raumat » 29 Abr 2019 10:07

Un relato muy emotivo.
Interesante mirada atrás, a la España de hace 70 años. Su forma de entender la vida, sus valores, sus secretos, sus tabúes…
Todo un drama el que tiene que vivir Aurora. Pero bueno, parece que al final consigue rehacerse y ser feliz dentro de lo que cabe.
Buen trabajo.
Gracias al autor por compartirlo y suerte en el concurso.

Avatar de Usuario
Ginebra
Foroadicto
Mensajes: 3521
Registrado: 29 Mar 2005 19:48
Ubicación: por aquí y por allá...

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Ginebra » 30 Abr 2019 20:31

historia dura, tierna y esperazandora al mismo tiempo. Me gustan los títulos, pues encuadras los saltos y lo conduces, pero me baila el primero y el último (el mismo mes?)
por otro lado encuentro que en algún párrafo abusas de las frases cortas. A mi me gustan, pero quizá sobran algunas.
buen trabajo, mucha suerte :D
Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias. Eduardo Galeano

Recuento 2019

Avatar de Usuario
Mario Cavara
No tengo vida social
Mensajes: 2389
Registrado: 08 Oct 2016 18:26

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Mario Cavara » 30 Abr 2019 21:01

Me ha gustado mucho este relato. Ya desde su inicio se observa que el autor o autora tiene destreza con la pluma. Hay un barniz poético recubriendo la mayoría de las frases, las cuales no solo aportan información, sino que contienen belleza en sí mismas, lo que hace que dé gusto leerlas. Para muestra un botón: “Los rayos del sol, como criaturas curiosas, se detienen sobre los pequeños pétalos, donde parece anidar una primavera perpetua”. Frases como esta despliegan color, música, calidez, esplendor poético en definitiva.

A medida que avanza el relato, aun persistiendo el buen hacer literario, decae un tanto la calidad. Entiendo que no es fácil mantener a lo largo de toda la narración el virtuosismo del principio. No obstante, sí que creo que la parte que el autor o autora titula “desolación” pudo haber sido narrada de forma algo más brillante, toda vez que la índole dramática de lo narrado se prestaba a un mayor lucimiento. Faltó, a mi juicio, un pelín más de ambición y riesgo.

En todo caso, insisto en que estamos ante un relato escrito con mucho oficio y que merece mis más sinceras felicitaciones a su autor o autora :D

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10940
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Gavalia » 01 May 2019 19:28

Lo has plagado de frases muy hermosas que le van como un anillo al global de esta dulce y a la vez dramática historia.
Reconozco calidad a espuertas por lo cuidado que está el texto. Los personajes van apareciendo en escena de forma adecuada y van sostenienfo la trama con eficacia.
Sin embargo, mi interés por el relato ha ido decayendo a medida que avanzaba. No es lo que más me gusta leer y por eso supongo que se me queda bastante plano.
Saludos y suerte.
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53635
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Sinkim » 02 May 2019 21:48

Una historia muy tierna y dulce, me ha gustado mucho y me parece que la idea de la rama eternamente en flor porque la alimenta el alma del niño es magistral. ¡Enhorabuena, autora, una historia bellísima y muy bien contada! :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 1839
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por rubisco » 03 May 2019 01:13

Vuelvo por aquí para amenazarte con que estás en cabeza en mi lista de preferidos. ¿Alguna donación para aumentar la ventaja?

Ah, y dice mi editor que ya sabe quién es la autora de este relato.
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

¡Ya puedes visitar mi sitio web!

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3894
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CP XIV - Prunus dulcis

Mensaje por Tolomew Dewhust » 05 May 2019 17:37

Este es otro de los que más me gustan. Está muy bien pensado, hay un trabajo antes de ponerse a escribir. Y estupendamente desarrollado.

La historia es buena, y seguramente en un relato de mayor extensión luciría más.

Como cosilla menos buena diría que el narrador omnisciente ni siente ni padece, y parece que aquello no lo conmueve lo más mínimo. Le falta ese puntillo de pasión o gusanillo que le llamo yo... pero entonces ya sería un relato de diez y los demás tendríamos que recoger los apuntes e irnos a otro foro a participar con gente de nuestro nivel... :dragon:.

Bueno, pues eso, en mi podium.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Responder