El cluedo forero

Comentarios, sugerencias y otros asuntos que no caben en los demás foros.

Moderadores: LizzyDarcy, Lifen

Avatar de Usuario
Clandestino
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 517
Registrado: 14 Nov 2010 17:25

Re: El cluedo forero

Mensaje por Clandestino »

Gracias Adisson. ¿Te molestaría que te dijera Addy? :lol: Tú sí que escribes de lujo.

Demostones qué va, para nada plagio. Tu hipótesis me ha gustado mucho, en el motivo seguramente te acercarás bastante, más certero que el mío. Gran idea eso de lo del doble agente, ha estado muy bien la hipótesis. Bienvenido al juego, a partir de ahora estarás ya enganchado seguro :mrgreen:

Este caso va a traer mucha cola. Y esperaros a la hipótesis de Micka :meparto:
1
Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15737
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: El cluedo forero

Mensaje por Chubbchubb »

Una pregunta, ¿puede ponerse más de una hipotesis? Es decir, si yo ahora pongo una y no acierto absolutamente nada, luego puedo poner otra :?:
eboli
No tengo vida social
Mensajes: 1062
Registrado: 29 Abr 2010 19:07

Re: El cluedo forero

Mensaje por eboli »

Asesino:Clandestino
Cómplice:Willendorf
Arma: pistola de Jonathan, el golpe en la cabeza con un libro.
Motivo: Quedarse con el negocio de Jonathan.

Willendorf había entrado en la casa hace varias semanas, sabía dónde guardaba el arma, sabía como hacer entrar a Clandestino, sin que se dieran cuenta.Estaba enamorada de Clandestino, claro que para él ella sólo era un instrumento para conseguir el negocio. :twisted:
Clandestino, al tener que investigar el asesinato, iba a declarar a Jonathan culpable, así conseguiría su meta.(Lástima que su víctima fuera tan guapa....)
1
eboli
No tengo vida social
Mensajes: 1062
Registrado: 29 Abr 2010 19:07

Re: El cluedo forero

Mensaje por eboli »

Chubbchubb escribió:Una pregunta, ¿puede ponerse más de una hipotesis? Es decir, si yo ahora pongo una y no acierto absolutamente nada, luego puedo poner otra :?:

Claro que puedes poner otras hipótesis.
Es muy difícil acertar todo. :60:
1
Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15737
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: El cluedo forero

Mensaje por Chubbchubb »

¡Bueno!... Me ha quedado kilométrico, lo siento :oops: Es que como es mi primera vez, me he emocionado, y, ya se sabe… :oops: Espero que no se os haga demasiado pesado :oops:

Yo creo que esto fue lo que ocurrió…:

La Sra. Arwen iba de grupo en grupo, con la copa en la mano y la sonrisa en los labios, comentando frivolidades con unos y otros, riéndole las gracias a éste, guiñándole el ojo a aquel, y vaciando de sorbo en sorbo el contenido de su copa. Cuando ya no le quedó más para beber, se acercó a su doncella:
- Veves, querida, ¿podrías volver a llenarme la copa del licor que hay en el tercer armario del despacho del señor? Ya sabes a cuál me refiero – le dijo con una sonrisa cómplice en los labios. – Pero, sobre todo, que él no te vea entrando allí, ¡ya sabes cómo se pone!...
Veves le respondió con una sonrisa y una ligera inclinación de cabeza, y dejó la copa sobre la bandeja que tenía encima la mesa. En ese momento oyó un pitido, y vio que la señora se dirigía hacia la silla donde había dejado el bolso Gucci que estaba promocionando y que saldría a la venta para la temporada de primavera. Arwen lo cogió, miró el móvil, sonrió, y todavía con el móvil en la mano se dirigió tranquilamente hacia las escaleras que subían a las habitaciones. Veves volvió a centrar su atención en las copas vacías, que fue colocando sobre la bandeja para llevárselas a la cocina.

Mientras, Lady Chubbchubb, que había hablado con Arwen al inicio de la fiesta, y ésta le había dicho que cuando estuviera un poco más avanzada la noche podrían subir y charlar tranquilamente de negocios, al ver que la Señora subía, decidió ir tras ella y hablar por fin de un posible concierto privado con el que podría acabar de pagar de una vez por todas a un dichoso chantajista que la amenazaba con hacer públicos unos vídeos horrorosos donde salía cantando en albornoz con unas horrendas y antiestéticas pantuflas con forma de elefante. La siguió, y vio cómo entraba en una habitación y cerraba la puerta. Lady Chubbchubb la golpeó suavemente con los nudillos, y a la voz melosa de Arwen entró. Ésta pareció sorprenderse al verla, pero en seguida le mostró la mejor de sus sonrisas.
- Chubbchubb, preciosa, no esperaba que fueras tú…
- ¿Esperabas que fuera alguien?... – preguntó la Lady, que a esas alturas ya no coordinaba demasiado los pensamientos.
- ¡No, claro que no! – le respondió riendo la anfitriona. – De hecho, me alegro de que hayas subido, hace mucho tiempo que deseaba poder estar a solas contigo, para conocerte un poco mejor…
Mientras hablaba se le había ido acercando, y cuando la tuvo justo delante la atrajo hacia sí y la besó con pasión en los labios.
La cantante se la quitó de encima tras un leve forcejeo, y se apartó de ella, mirándola con repugnancia
- ¡¿Qué mierda haces, zorra?! ¿¡Tienes idea de cuánto vale el pintalabios que llevo puesto?! ¡¡No me he pasado toda la noche bebiéndome los cocktails con una pajita para que ahora vengas tú y me pegues un morreo!!
- Oh, vamos, Chubby, perdona…
- ¡¿Chubby?! ¡¿Me has llamado chubby?! (*chubby en inglés es algo así como gordita) – le dijo, con una ira desmesurada, producto de la dosis de alcohol que había ingerido, dándole un empujón - ¡¿Pero tú qué te has creído, tipeja con tetas de silicona?! ¡Me da igual quien sea tu marido, ¿vale?! ¡A mí se me respeta! – volvió a empujarla, haciéndola retroceder hacia la cama - ¡¡Y te juro que como vuelvas a pasarte un pelo salgo ahí y les cuento a todos que eres una asquerosa bollera que me ha metido la lengua hasta la campanilla, guarra!!
Y con esa última frase le propinó un empujón que hizo que Arwen cayera de espaldas, con tan mala suerte que se dio un golpe en la nuca con una de las bolas que había en el puntal de la cama. Su cuerpo quedó tendido en el suelo, inconsciente.
- Oh, mierda… Lo siento, Arwen… - dijo Chubbchubb, tendiéndole una mano para que se levantara.
Pero, lógicamente, ella siguió inmóvil en el suelo. Al darse cuenta de que no se movía, la diva se arrodilló a su lado y le dio unos suaves golpes en la mejilla, para intentar reanimarla…

Mientras sucedía todo esto, la fiesta seguía abajo. Veves, al dejar las copas sucias en la cocina, se dirigió al despacho de su señor con la copa de su señora, para llenársela del licor de su marido, un licor carísimo y que él escondía con celo para las ocasiones muy, muy especiales en las que tenía que celebrar algún triunfo profesional, que a la vez solía ser muy personal. Pero no fue tan discreta como la ocasión requería, puesto que el señor Stride vio como esa doncella que a veces tenía aires de señora, y a la que tanto le gustaba mirarle el culo cuando limpiaba, situación que le parecía extremadamente erótica, se dirigía hacia su despacho. Le pareció si más no extraño. En ese instante recordó que Zhura, la doncella rusa que hacía más tiempo que estaba en la casa, en más de una ocasión le había insinuado con cierta maldad que Veves le admiraba demasiado profundamente, y, con el valor propio que dan los chupitos de tequila, fue tras ella. Al entrar, la encontró abriendo sigilosamente su tercer armario, y sacando la botella de su más preciado licor.
- Veves, cariño… ¿Se puede saber qué estás haciendo? – le dijo con su voz más seductora, sin poder ocultar cierto tono de ironía.
La chica, sobresaltada, se giró sin saber muy bien qué hacer ni con la botella ni con la copa que llevaba en la mano, y se le quedó mirando, temblorosa, con las mejillas encendidas. Él se acercó a ella y le quitó de las manos la copa, y con un gesto le indicó que se la llenara. La chica obedeció enseguida, mirándole de soslayo mientras vertía el licor. Su señor se bebió el contenido de un trago sin apartar la vista de ella, y luego dejó la copa sobre uno de los estantes del armario, junto con la botella que le quitó a Veves. Ella seguía inmóvil, expectante, temiendo una reprimenda que parecía que no acababa de llegar, y aguantando con tensión la mirada de su jefe. Finalmente, éste la cogió con fuerza de la cara, y le apretó la mandíbula con sus dedos.
- Así que tú eres la ladronzuela que se bebía a escondidas mi licor, eh… Qué mal me parece, Veves… Te tenía por una chica educada, responsable, en quien podía uno confiar…
- Señor, yo… - intentó justificarse Veves, con los ojos llorosos y la voz entrecortada – Yo no… No era para mí, señor…
- ¿Ah, no?
- No, señor… La señora Stride me pidió que le llenara la copa, señor… Le juro a usted que yo jamás le robaría a usted nada, señor… - Veves estaba cada vez más nerviosa, y cada vez iba más rápido al hablar - Ni siquiera unas gotas de licor, señor, de verdad, señor, además, señor, yo no bebo, señor, se lo juro, señor, nunca he bebido, señor, no me gusta el alcohol, señor, y…
- ¡Basta! ¿Quieres hacer el favor de dejar de llamarme señor? ¡Estoy empezando a sentirme viejo con tanto señor!... Y no me gusta sentirme viejo delante de ti, bonita… - dijo, dejando de hacer presión con sus dedos, y rozándole suavemente la mejilla. - ¿Sabes, Veves? Me sentiría más cómodo si me llamaras Jonathan…
- ¿Jonathan, señor? – preguntó ella tímidamente.
- No, Jonathan a secas, sin el señor.
La miró fijamente unos segundos, y luego, tomándola del brazo, la llevó junto a los dos butacones que había al lado del escritorio.
- ¿Por qué no te sientas y me cuentas tranquilamente qué hacías con mi botella de licor en la mano, cariño?
Veves, siguiendo las educadas órdenes de su patrón, se sentó, y le contó, sin alzar la vista del suelo que había sido Arwen la que le había pedido que le llenara la copa de ese licor, y que además no era la primera vez que lo hacía.
- Esa maldita mujer… - musitó el señor Stride – ¡Siempre me está privando de todo lo que quiero!... Estoy ya harto de ella, Veves, de verdad. No está contenta con nada de lo que tiene, y siempre quiere lo que es de los demás… Que mire demasiado al profesor de tenis no me importa, sé que nunca podría haber nada entre ellos; que alardee sin cesar delante de esa panda de amiguchas suyas tampoco me importa, al fin y al cabo todos pecamos de soberbia en un momento u otro; incluso tolero cuando se mete por medio en mis negocios y me hace perder dinero. Pero hay dos cosas que no soporto ni soportaré nunca. La primera es que se beba mi licor, eso no se lo puedo consentir. Y la segunda es…
En ese momento hizo una pausa dramática, midiendo con astucia sus palabras, mientras miraba fijamente a la joven doncella, a la que se acercó tras unos segundos.
- La segunda es que me impida poder estar contigo, cariño… - le dijo cogiéndole una mano y besándosela.
La pobre doncella le miró sorprendidísima y enrojeció al acto. Él rió ligeramente, y empezó a acariciarle el pelo.
- No me mires así, bonita, hace tiempo que no te me puedo quitar de la cabeza… Sé que yo a ti te gusto, te lo llevo notando desde hace meses. Y sabes que tú a mí también me gustas…
- Señor, yo… - volvió a balbucear la chica, que no sabía cómo tomarse aquella inesperada declaración.
- Jonathan, cariño, llámame Jonathan. ¿Sabes? Esta noche lo veo todo muy claro, sé perfectamente lo que hay que hacer.
Se dirigió con paso decidido hacia los cajones del escritorio, desde donde volvió a mirar a Veves, y le sonrió
- ¿Sabes lo que vamos a hacer? Vamos a hacer algo por nosotros, Veves, por nuestra felicidad futura… - y diciendo esto se sacó una diminuta llave del bolsillo interior de su americana, y la hizo girar en el último cajón, del que sacó una pistola negra, brillante, cargada.
La doncella se asustó al verla, y se levantó de la butaca, con ademán de irse hacia la puerta.
- ¡No, no, no te asustes, cariño, tranquila!... – la calmó Stride, yendo hacia ella. – Mírame, Veves, mírame. Quiero casarme contigo. De verdad. Pero para eso es necesario que nos deshagamos de Arwen, es la única salida. Piensa que si tengo que divorciarme pueden pasar años, y esa bruja se quedaría con gran parte de mi fortuna, cosa que no podemos permitir. Tienes que ayudarme, cariño, es un bien para los dos, ¿te das cuenta?...
Al ver que Veves todavía vacilaba y parecía asustada, la besó con pasión, aunque sin cerrar los ojos, convencido de que esa muestra de amor sería la definitiva para tener a la doncella de su parte. Y no se equivocó. Cuando apartó sus labios de los de ella, pudo comprobar que, aunque el miedo no se había ido del todo, ahora por lo menos ardía en deseos de que volviera a besarla, y haría cualquier cosa para que así fuera.

Tras varios intentos de reanimación, por fin Arwen empezó a parpadear, algo aturdida. Chubbchubb se dejó caer en la moqueta de la habitación, suspirando profundamente, aliviada de haberla hecho revivir al fin.
- Joder, chata, qué susto me has dado, pensaba que te habías desnucado o algo…
- Si tú no me hubieras empujado de esa forma… - susurró Arwen, reincorporándose ligeramente, y llevándose una mano a la cabeza.
- Vale, lo siento, pero es que tú ya no deberías haber empezado con… - pero calló cuando vio la mirada asesina de la señora Stride. – Ok, ya me callo… Y me voy, ¿vale? Será mejor que acabes de recomponerte tú sola, tranquilamente, y… y eso. Perdona.
Y salió precipitadamente de la habitación donde tan malos minutos había pasado.

Cuando Veves vio que bajaba la nueva y extravagante amiga de la señora, subió para comprobar que no hubiera ya nadie más arriba, y tras mirar en las habitaciones contiguas, y asegurarse de que su señora estaba sola en la habitación, volvió a bajar y miró a Jonathan, que a su vez no había apartado la vista de ella, e hizo un leve movimiento de cabeza, indicándole que no había moros en la costa.
Stride subió disimuladamente las escaleras, con el arma escondida en el bolsillo interior de la americana, entró en la habitación, vio a su mujer de pie, junto a la cama, mirándose en el espejo que tenían en la puerta del armario, y cuando ella se giró para preguntarle qué quería, sin mediar palabra, sacó la pistola a la que ya había puesto el silenciador, y le disparó justo en el pecho. Arwen cayó desplomada en el acto.
- Así aprenderás a no beberte las cosas que no son tuyas, querida – le dijo su reciente viudo.
Y justo en aquel instante un pitido proveniente del tocador le alarmó un poco. Se giró y vio el móvil de su mujer que parpadeaba, y al ir a comprobar de qué se trataba, leyó en la pantalla: En cuanto pueda quitarme de encima a la pesadada de la Eboli, subo y practicamos unos cuantos remates de esos que hacen historia. Ve poniéndote cómoda, porque vamos a sudar. M.A..
Stride volvió a girarse hacia el cuerpo de su esposa y añadió con una sonrisa burlona en los labios:
- Y así aprenderás también que no se juega al tenis en las habitaciones, zorra.

Veves, que no se había apartado de las escaleras desde que el señor había subido, se puso aún más pálida, si cabe, al verle bajar tan serenamente. Éste le sonrió seductor, dándole a entender que todo había salido según lo planeado, y con gran disimulo le dio la pistola a escondidas.
- Deshazte de ella, a partir de ahora no quiero volver a saber nada de la existencia de esta arma. Y sonríe un poco o alguien podría sospechar. Ya no tienes de qué preocuparte, ha salido todo mejor de lo que planeamos. Cuando la policía se entere, porque se enterará, ya me encargaré de que den con el móvil de mi querida Arwen, y así sabrán quién fue la última persona que estuvo con ella en la habitación…
Y sin añadir nada más, volvió a unirse a la fiesta.



Arma: Pistola con silenciador
Cómplice: Veves
Asesino: Stride
Motivo: No soportaba que su mujer se bebiera su licor (ni soportaba a su mujer, en general)
Avatar de Usuario
Anaid
Foroadicto
Mensajes: 2518
Registrado: 14 Sep 2010 02:54

Re: El cluedo forero

Mensaje por Anaid »

Amanita escribió:
Raquelina escribió:Bueno, a ver...entiendo que Amanita y Clandes también son sospechosos...¿no? :roll:


Pues a ver si Arwen nos saca de dudas, porque yo he pensado que el planteamiento del caso dejaba claro que estamos fuera :roll:


Yo digo que siguen siendo sospechosos y ya Raquelina Pérez insinuó que se le hacía conocido Clandes :D

Édito: Ya leí las hipótesis Clandes me ha encantado la tuya "Clandestino preguntó cuánto, Clandestino preguntó cuándo" que directo. Y la conversación de veves con raquelina ha estado excelente :D

Demostones el motivo me ha calado :D pero lo del brindis lo dudo un poco, si hubiese estado tan ruidoso más de uno lo tendría presente.

Chubb está buenísima tu hipótesis. El motivo me ha recordado a Crímenes Ejemplares La mato porque no soportaba que se bebiera su licor :lol: :lol:
1
Avatar de Usuario
jonathan stride
Vivo aquí
Mensajes: 17532
Registrado: 17 May 2010 21:15
Ubicación: Bilbao

Re: El cluedo forero

Mensaje por jonathan stride »

ole, ole, con dinero y con un mujeron :marie_bow:
pero van y me la matan :llorar: :llorar:
yo creo que ha sido demostones con la ayuda de eboli, utilizando mi pistola, y el motivo es que demostones me tenia envidia por ser el marido de arwen y no podia soportarlo, al igual que eboli :boese040:
1
Avatar de Usuario
Arunstein
Vivo aquí
Mensajes: 5224
Registrado: 04 Sep 2010 13:31
Ubicación: China (Quinqogo)

Re: El cluedo forero

Mensaje por Arunstein »

Menuda Hipotesis Doña Chubbchubb, si no fuera porque sospecho que usted es mujer diria que le ha puesto huevos.
1
Avatar de Usuario
Chubbchubb
Vivo aquí
Mensajes: 15737
Registrado: 19 Ago 2010 02:32
Ubicación: Barcelona

Re: El cluedo forero

Mensaje por Chubbchubb »

MICKASTRUP escribió:Menuda Hipotesis Doña Chubbchubb, si no fuera porque sospecho que usted es mujer diria que le ha puesto huevos.

Bueno, podemos decir que le he puesto ovarios, tampoco suena tan mal, y el concepto viene siendo el mismo :lol:

Anaid escribió:Chubb está buenísima tu hipótesis. El motivo me ha recordado a Crímenes Ejemplares La mato porque no soportaba que se bebiera su licor :lol: :lol:

:lol: Es que Max se me sube a la cabeza sin que me dé cuenta... Porque ni me había fijado en eso, pero ahora que lo dices sí que parece un motivo digno de Crímenes Ejemplares :lol: :60:
Avatar de Usuario
Arwen_77
Vivo aquí
Mensajes: 13692
Registrado: 23 Sep 2007 20:49
Ubicación: Comunidad de Madrid

Re: El cluedo forero

Mensaje por Arwen_77 »

Me han encantado las hipótesis, especialmente las de desarrollo largo. Clandestino tiene frases memorables , como habéis dicho y el estilo fresco y delirante de Chubb es genial. Demostones también se ha estrenado con una pedazo de hipótesis. De hecho casi me gustan más que lo que sucedió en realidad. :boese040: Además algunas están muy muy bien encaminadas.

Estaba dudando si decir los puntos de cada uno, pero creo que no... Mejor cuando queráis doy la primera pista.

Chubbchubb, sí se puede modificar la hipótesis.
:101: Patria olvidada - Manuel Ruiz de Lara

Recuento 2021
Avatar de Usuario
Clandestino
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 517
Registrado: 14 Nov 2010 17:25

Re: El cluedo forero

Mensaje por Clandestino »

Arwen, mi consejo es que mejor NO des pistas todavía. Somos 13 sospechosos y sólo hemos planteado 5 hipótesis, creo que lo mejor es esperarse a que llevemos 8-9 hipótesis al menos... si prisa no hay. Todavía quedan por exponer Raquelina, Adisson, Micka, Amanita... que expondrán seguro, bueno, con la duda de Amanita :boese040:

ChubbChubb, qué gran hipótesis, vaya manera de estrenarse en el juego :shock: Se nota que te gustó el juego, ¿eh? Muy buena y entretenida. Otra que seguro que se engancha al Cluedo :lol:
1
Avatar de Usuario
veves
Vivo aquí
Mensajes: 9057
Registrado: 04 Ene 2010 19:05
Ubicación: Guipuzcoa

Re: El cluedo forero

Mensaje por veves »

Bueno aquí vengo yo.

No se si os habéis dado cuenta que a Irina Zhula, no se la ha interrogado. ¿Por que...?
Esta claro que Zhura no es una doncella, sino la hija de un mafioso ruso, que por supuesto tiene negocios con Jonathan.
Esta se ha enamorado de Jonathan y el la corresponde, pero claro esta Arwen. Hay que deshacerse de ella, como sea.
Y cuando una mujer se enamora...
Zhura planea la muerte de Arwen, convence a Jonathan para que enamore a Willendorf, pues esta claro que Willendorf esta por sus huesos. Esta parte es fácil, lo difícil es convencerla de que mate a Arwen.
Jonathan la promete el oro y el moro, pero claro le dice que Arwen nunca le dará el divorcio. Que es un amor imposible.
- No te preocupes.-dice Willendorf.- Eso lo arreglo yo. Dejalo en mis manos.
Jonathan la abraza, y al hacerlo sonrie.
Pobre Willendorf, no sabe que la están manipulando.
Llega el dia de la fiesta.
Jonathan a escondidas le ha dado a Willendorf su pistola. Ella le dice que no la va ha necesitar, pero Jonathan le dice que la lleve por si acaso que nunca se sabe como puede reaccionar Arwen.
Willendorf no muy convencida la coge y sube a la habitación de Arwen y desde allí la llama por teléfono. La dice que suba que quiere hablar con ella.
Arwen sube sin saber que la espera la muerte.
Willendorf le cuenta todo, ( pues en el fondo no es mala) le dice que tiene que darle el divorcio a Jonathan. Arwen, se rie en su cara le dice que no se cree que Jonathan este enamorada de ella con lo panolis que es. Esto enfurece a tanto a Widendorf, que sin pensárselo dos veces saca la pistola de Jonathan y dispara a Arwen. Esta cae golpeandose fuertemente la cabeza.
Willendorf se asusta y no se para ni a mirar ni si esta muerta y sale corriendo de la habitación horrorizada por lo que ha hecho.
Y se añade a la fiesta disimulando, pero muerta de miedo. FIN

Arma:la pistola
motivo:el amor y el dinero, claro.
Asesina: Willendorf.
Pero cabezas pensantes, y por tanto mas culpables. Jonathan y Zhura


Tengo algunas dudas. Lo de el golpe en la cabeza lo he cogido por los pelos no se exactamente como a podido ser.
Y tampoco se por que Zhura si es la hija de un mafioso ruso ¿que hace de sirvienta en casa de Jonathan y Arwen? No se, algo se me escapa...
Avatar de Usuario
jonathan stride
Vivo aquí
Mensajes: 17532
Registrado: 17 May 2010 21:15
Ubicación: Bilbao

Re: El cluedo forero

Mensaje por jonathan stride »

:shock: yo pensaba que willendorf era un chico :boese040:
y resulta que estoy hecho un rompecorazones, tiembla clandestino :boese040: :cunao:
1
Adisson83
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 689
Registrado: 04 Nov 2010 12:47
Ubicación: Volviendo al juego

Re: El cluedo forero

Mensaje por Adisson83 »

Allá voy con mi teoría, aunque he de decir que tengo muchas lagunas y que he barajado otras hipótesis...


Clandestino era un agente del cuerpo al que todos sus compañeros relacionaban con la mafia de la costa levantina. De otro modo no se explicaban cómo de la noche a la mañana hubiera pasado de conducir un Panda a un Audi de gama alta. También ahora parecía intentar vestir mejor, pero en eso se quedaba, en simple intento, la mayoría de las veces, por no decir todas, iba hecho un auténtico adefesio, mezclando americanas de colores chillones con horribles camisas o corbatas esperpénticas … Además ahora parecía interesado por su forma física, pues acudía religiosamente a un gimnasio de alto standing…

Así era, Clandestino trabajaba de encubierto para Stride y Demostones dándoles soplos e informándoles acerca de cómo iban las pesquisas policiales relacionadas con sus negocios de contrabando marítimo. Tal información era bien remunerada por los capos.

Clandestino envidiaba la vida que estos llevaban, pensaba que en los tiempos que corren les va mejor a los indeseables que a la gente trabajadora, es por eso que harto de un sueldo de simple funcionario, decidió ponerse al servicio de la mafia.

Y no le iba del todo mal, ahora podía optar a cosas antes inalcanzables para él… En el gimnasio había conocido a posibles candidatas a ocupar su corazón, pero todavía no se había atrevido a proponerle nada a ninguna “chati”. Además últimamente se había fijado en una más de la cuenta, hasta el punto de ir en el mismo horario que ella y hacerse el encontradizo… En resumidas cuentas, que la tenía en su punto de mira.

Un día por fin se armó de valor y le pidió una cita. Ésta impactada le contestó:
- ¿Tú no sabes quién soy yo verdad…?.- Le dijo en tono despectivo.
- Pues no, pero si accedes a cenar conmigo nos ponemos al día.- Dijo él, todo lo más seguro que pudo.
- Soy Arwen de Stride, y no consiento que nadie se acerque a mí con tales intenciones, ¿qué se ha creído que soy?.- Y acto seguido ésta se marchó imprimiéndole a su cuerpo un movimiento que destilaba aires de grandeza.

Clandestino no salía de su asombro, resultaba ser que la susodicha era la mujer de su “jefe”, qué pequeño es el mundo pensó.

Días más tarde patrullando por la ciudad, Clandestino vio a Arwen junto a un jovencito arrogante y musculoso, entrando en un hotel… La paloma tiene un palomo y un nido. La que se daba aires de grandeza y de modélica esposa, parecía ser un zorrón, vamos una auténtica furcia.

Ésta va a saber quién soy yo, pensó Clandestino. Averiguó en recepción previo soborno, que todos los días a la misma hora la pareja en cuestión se alojaba en la misma habitación, por lo que no le resultó difícil montar unas escuchas y poner una cámara de vídeo diminuta.

Con el resultado que obtuvo se fue a ver a su jefe y a decirle lo que había descubierto. Éste que sospechaba algo, no le pilló de sorpresa y por el momento lo dejó estar, él también estaba liado con Willendorf y llegado el momento utilizaría las pruebas para divorciarse de la maldita Arwen. Durante la comida despreocupadamente se lo contó a su socio y amigo Demostones, sin sospechar que éste también estaba liado con ella y tenía sólidos planes de futuro con Arwen, pues se iba a divorciar de su mujer, Anaid.

Demostenes durante la comida se mostró normal, pero por dentro ardía en cólera, qué se había creído la estúpida y recaurchutada de Arwen, que se podía jugar con él, un tipo poderoso… A él no se le hacía esta clase de cosas. Esa noche durante la fiesta que ésta iba a dar, obtendría su escarmiento.

Y así fue como durante la fiesta y aprovechando la cantidad de invitados Demostones planeó verse a escondidas con Arwen y asesinarla. El arma no tenía ni que ponerla él, sabía dónde guardaba su socio la suya.

Cuando la fiesta estaba ya desarrollada y la gente bebida, se escurrió a la biblioteca y cogió el arma de su socio, para acto seguido mandarle un sms a Arwen instándola a subir a su habitación.

Arwen desconocedora de todo, subió tranquilamente las escaleras y una vez en la habitación vio la cara de Demostones, ésta reflejada un odio inquietante, en ese momento Arwen temió por su vida y trató de salir de la habitación, pero Demostones se lo impidió, la agarró por los brazos, la zarandeó y la arrojó contra la cómoda (dándose un fuerte golpe en la cabeza). Mientras le gritaba:
- ¿Crees que se puede jugar conmigo? ¿Crees que soy igual que tú marido, que te consiente todo, y al que tratas como un pelele cornudo? No, conmigo te has equivocado. Me buscas y ahora resulta que estas liada con el jovencito ese. Ahora vas a saber quién soy yo.

Arwen muda y paralizada por el miedo, pues nunca había visto así a Demostones, vio como éste se sacaba de la cintura una pistola.
- No dispares, todo ha sido un error, perdóname, yo lo siento… no volverá a suceder, te lo aseguro.
- Claro que nunca más va a suceder, las tipejas como tú que me toman el pelo, nunca más lo vuelven a hacer. Adiós.- dijo Demostones mientras apretaba el gatillo.

Ahora tenía que deshacerse de la pistola y realizar otra llamada, Clandestino debía ayudarle a encubrir su asesinato, especulando con unos y con otros.

Asesino material: Demostones.
Complice, encubridor: Clandestino.
Arma: pistola de Stride.
Motivo: Demostones está liado con Arwen, pero éste se entera de que ella a su vez está con el seductor entrenador de tenis.
1
Adisson83
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 689
Registrado: 04 Nov 2010 12:47
Ubicación: Volviendo al juego

Re: El cluedo forero

Mensaje por Adisson83 »

Clandestino escribió:Gracias Adisson. ¿Te molestaría que te dijera Addy? :lol: Tú sí que escribes de lujo.

Este caso va a traer mucha cola. Y esperaros a la hipótesis de Micka :meparto:


No me molesta que me llames Addy, me gusta, me gusta...

Al final he visto que comparto asesino contigo.

Expectante estoy con la hipótesis de Mickas, a ver por dónde nos sale... :meparto: :meparto:
1
Cerrado