Mañana sábado y el domingo es posible que el foro no esté disponible para escribir debido a que se va a proceder a actualizaciones varias (servidor y programa del foro).Lamentamos las molestias.

Tutorial para hacerlas https://neurosalus.com/coronavirus/tuto ... rillas.pdf

La caza del pirata Barbasucia (Prólogo novela)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Iramesoj
Lector
Mensajes: 65
Registrado: 25 Jun 2018 00:51

La caza del pirata Barbasucia (Prólogo novela)

Mensaje por Iramesoj » 26 Ene 2020 12:31

En la calmada mar, la luna se reflejaba aquella noche. Todo estaba en silencio salvo la bodega de aquel barco, donde reinaba el jolgorio. Cneo y Máximus eran los únicos hombre sobre cubierta, y trataban de entretenerse jugando una partida de ajedrez. No es que fueran muy aficionados a aquel juego de mesa, pero cualquier cosa era preferible a compartir espacio con el resto de la tripulación, pues eran esa clase de personas que alardean de cosas de las que deberían avergonzarse.

—Jaque mate.

Al haber perdido la partida, Cneo abrió mucho el único ojo que tenía.

—Ya no quiero jugar más —rezongó.
—¡Qué mal perder tienes! —comentó su compañero divertido.
—¡Hey!

Los dos hombres se giraron al unísono. Debido a la gran corpulencia que ambos poseían, nadie no solía meterse con ellos si estaba sobrio, pero se trataba de un hombre que había bebido litros de alcohol aquella noche.

—¿Los dos solitos a la luz de la luna? ¡Qué romántico!
—Piérdete, por tu propio bien —le advirtió Máximus.
—¡Pero qué borde eres! —le dijo en tono desafiante, y acto seguido, se abrazó a Cneo— ¿O tienes miedo de que te quite a tu novio?

Cneo notó como le estaba hurgando en la ropa a ver si podía robarle algo, así que lo noqueó de un puñetazo. Cargó sobre sus hombros el inconsciente cuerpo del borracho, y lo bajó a la bodega del barco, donde lo arrojó al suelo, provocando que enmudecieran todos los presentes y se quedaran mirando la escena.

—¡Encargaos de que no nos vuelva a molestar! —les espetó.

Cuando subió, vio como Máximus reía levemente. ¡Cuantas veces habían vivido anécdotas como aquella! Perdiendo ambos la mirada en el horizonte, comenzaron a conversar.

—Siempre acabamos juntándonos con lo peor, ¿Eh, Max?
—Es la vida que elegimos cuando dejamos de ser soldados... luchamos contra lo peor, aliándonos con gente que da tanto asco como nuestros enemigos.

Y rieron amargamente, con aquella risa que tienen quienes se resignan a su destino.

—Al menos, cuando crezcan nuestros hijos, podremos decir que luchamos por un mundo mejor. Somos mercenarios, pero siempre nos guiamos por el honor.
—¡Será mejor que vayamos a dormir! —gruñó Cneo. La visión de un bello paisaje solía causarle melancolía, salvo que estuviera con su esposa para contemplarlo juntos.

***

Horas después del amanecer, toda la tripulación del Farrah estaba en cubierta. Salvo el vigía y el timonel, todos estaban con sus armas dispuestas. Llevaban varios días y aún no habían encontrado el objetivo, pero a sabiendas de que debían estar alerta —pues ya habían descansado durante la noche—, estaban todos en silencio. Había indiferencia entre todos ellos, salvo aquel que fue noqueado por Cneo la noche anterior, que miraba con rencor a esos dos hombres. Finalmente, el vigía gritó:

—¡Enemigo a babor!

Cneo y Máximus se miraron con cierta solemnidad. «Es hora de combatir», se dijeron mutuamente con la mirada. La ligera carabela se comenzó a aproximar al galeón, y daban por hecho que las dos carabelas aliadas que iban detrás, la Jaclyn y la Kate también se estaban preparando para la batalla. Ambos desenvainaron sus espadas y miraron el brillante filo, sintiéndose listos para el combate.

—¡Vamos a abordar el barco! ¡Que cada hombre coja una cuerda con gancho! ¡Les vamos a dar su merecido!

Los dos exsoldados al escuchar eso, se apresuraron a obedecer.

—Evidentemente el trabajo duro, nos toca a nosotros, no podemos confiar en estos patanes —le dejó claro Máximus a su compañero.

Una vez las carabelas habían atrapado el galeón de Barbasucia, los hombres de las tres embarcaciones se asustaron. Los piratas resultaban muy amenazantes, con el cuerpo lleno de cicatrices y torsos musculosos. Sin embargo, si se habían enrolado consideraban que tenían posibilidades y no se iban a echar atrás en el último momento.

Al lanzar los ganchos desde las tres carabelas, inmovilizaron el barco. Los piratas rugieron y alzaron sus armas hacia el cielo en señal de amenaza. Salió del castillo de popa el temible Barbasucia, y con dos espadas curvas a cada lado, subió las escaleras y miró al enemigo desde la barandilla de popa.

—¡Jamás he sido derrotado, miserables! ¡No podréis conmigo!

Los expedicionarios, una vez habían acercado el galeón lo suficiente, abordaron el barco, y comenzaron a atacar a los piratas, quienes, en general, luchaban mucho mejor.

Los dos exsoldados, a golpe de espada, se abrieron un hueco hacia el castillo de popa, donde Barbasucia se encontraba azuzando a sus hombres al combate. Cuando el pirata se encontró ante aquellos dos hombres, altos, fornidos y con espada en mano, no se amilanó.

—Al final me tengo que ensuciar las manos... —siseó con desprecio.
—Sí, como la barba —comentó Cneo con una sonrisa.

El barbudo se lanzó hacia los exsoldados y peleaba como un genio. Cneo y Máximus tuvieron que tener sumo cuidado para no ser ensartados y parar todas las estocadas. A su vez, el vigor de aquel hombre estaba fuera de lo común, y no solo daba estocadas, sino que también les propinó alguna patada que otra, aunque no fueron suficientes para derribarlo. En un momento del combate, el filo de la espada de Máximus golpeó con fuerza la muñeca izquierda de Barbasucia, lo que hizo que perdiera la concentración, por lo que fue noqueado con un puñetazo del exsoldado con la mano izquierda.

—¡Bien hecho, Max! —exclamó su compañero. Se alegraba de que hubieran podido derrotarlo vivo, pues al poder juzgarlo la recompensa sería mayor.
—Átalo. Yo voy a ver derrotar a sus compinches —dijo. Estaba seguro de que podría derrotarlos, pues al lado del capitán, no eran más que molestos mosquitos.

Máximus bajó las escaleras y se lanzó a por los subordinados de Barbasucia.

—Otra vez que nos sale bien la cosa... —murmuró Cneo mientras ataba al capitán—. Al final ha merecido la pena, aunque empiezo a cansarme de esta vida...

Al tenerlo tan cerca, se fijó en la barba poblada y descuidada que daba nombre al pirata. Tenía manchas de comida, de bebida y de repente vio un insecto trepando por ella.

—¡Que asco! ¡Voy a afeitarlo ahora mismo! —dijo sacando un cuchillo que tenía escondido en la bota.

Avatar de Usuario
Martin J. Ville
Lector ocasional
Mensajes: 48
Registrado: 03 Dic 2019 11:57
Contactar:

Re: (Prólogo novela) La caza del pirata Barbasucia

Mensaje por Martin J. Ville » 26 Ene 2020 16:06

Un buen comienzo, que promete más acción sin mucha dilación...

Enhorabuena y espero seguir sabiendo de las aventuras Cneo y Max, y comprobar como vas desarrollando los personajes...

Un saludo...
El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo.
Alain (1868-1951) Filósofo y ensayista francés

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 71909
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: (Prólogo novela) La caza del pirata Barbasucia

Mensaje por lucia » 28 Ene 2020 21:26

Igual le degolla accidentalmente :cunao:

Iramesoj
Lector
Mensajes: 65
Registrado: 25 Jun 2018 00:51

Re: (Prólogo novela) La caza del pirata Barbasucia

Mensaje por Iramesoj » 28 Ene 2020 21:48

Gracias a los dos por leerme.

Martin, yo también espero que puedas saber más sobre estos dos personajes. Son los protagonistas del prólogo pero no de la historia principal (aunque, eso sí, son secundarios muy importantes cuyo papel es fundamental). Me alegro de que te parezca un buen comienzo. Por otra parte estaba casi seguro de que lucía (que sabía que lo leería porque siempre nos lee a todos) mencionaría el easter egg, y no ha sido así. Pero bien, ahí va: los nombres de las tres carabelas son las de las actrices originales de la serie de los ángeles de Charlie.
Última edición por Iramesoj el 05 Feb 2020 21:17, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Iliria
Foroadicto
Mensajes: 3636
Registrado: 23 Jul 2014 23:13
Ubicación: En mi biblio :P

Re: (Prólogo novela) La caza del pirata Barbasucia

Mensaje por Iliria » 30 Ene 2020 19:32

Hola, Iram :hola:
La historia es entretenida, las partes de acción están logradas y el lado canalla y aventurero de los personajes fluye bien en consonancia.
Sí que te diría que repases un poco el tema de la puntuación: he visto alguna coma que sobra o falta en alguna parte, y alguna s plural por poner. Por otro lado, la palabra "borde" ¿pega en un contexto de piratas? Yo buscaría algún término más clásico, como "perro", "bellaco", "bribón"...
La expresión "peleaba como un genio" me ha chocado un poco...

(Hale, ya pongo a la correctora niña repelente a dormir) :no:
En todo caso son detallitos pequeños. Gracias por compartirlo :60:
lucia escribió:
28 Ene 2020 21:26
Igual le degolla accidentalmente :cunao:
He pensado lo mismo :cunao:
"Yo no sigo a Tanis. Sólo vamos en la misma dirección" (Raistlin Majere)

Runners aquí: che-niata

Iramesoj
Lector
Mensajes: 65
Registrado: 25 Jun 2018 00:51

Re: (Prólogo novela) La caza del pirata Barbasucia

Mensaje por Iramesoj » 30 Ene 2020 19:52

Hola, muchas gracias por leerme y comentar.

Gracias por las pegas que has puesto, no te considero repelente y siempre es bueno que me ayuden a mejorar.

¡Un saludo!

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 71909
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: (Prólogo novela) La caza del pirata Barbasucia

Mensaje por lucia » 05 Feb 2020 17:48

De nombres voy fatal siempre, así que para caer...

Responder